Promesas calcinadas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 565 (141213 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Traducción realizada sin ánimos de lucro

http://lasilladellector.blogspot.com http://cazadoresdefortunas.blogspot.com

1

Traducción realizada sin ánimos de lucro
Prologo

- No se puede confiar en alguien que se acuesta con monstruos.

Eso es lo que Anita Blake siempre había creído. Pero ahora estaba compartiendo la cama con el vampiro maestro de la ciudad. Así, que cuando unpirómano va a dedicarse a convertir a los vampiros en víctimas, las criaturas de la noche volvieren a su antiguo enemigo. Por ahora, sólo "El verdugo" podría salvarlos del infierno.

http://lasilladellector.blogspot.com http://cazadoresdefortunas.blogspot.com

2

Traducción realizada sin ánimos de lucro

capitulos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 3031 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53

http://lasilladellector.blogspot.com http://cazadoresdefortunas.blogspot.com

3

Traducción realizada sin ánimos de lucro

1
La mayoría de la gente no mira fijamente las cicatrices. Pero ellos mirarán, desde luego, luego hacen la “diapositiva del ojo”. Tú sabes, la mirada rápida, luego dejan caer la mirada fija,entonces solamente tienen que tener aquella segunda mirada. Pero ellos lo hacen rápido. Las heridas no se parecen a la exposición de monstruos del mal, pero ellas son interesantes. El capitán Pete McKinnon, el bombero y el investigador de incendio, sentados cerca de mí, sus manos grandes se abrigaron alrededor de un vaso de té helado que nuestra secretaria, María, había traído para él. Él mirabafijamente mis brazos. No el lugar que la mayor parte de los hombres miraba. Pero no era sexual. Él miraba fijamente las cicatrices y no pareció avergonzado sobre ello. Mi brazo derecho tenía dos cortadas abiertas hechas por un cuchillo. Una cicatriz era blanca y vieja. La segunda era todavía rosada y nueva. Mi brazo izquierdo era peor. Un montón de tejido de cicatrices blancas sosegadas en la curva de mibrazo. Yo tendría que levantar pesas por el resto de mi vida o las cicatrices se pondrían rígidas y perdería la movilidad en el brazo, eso entonces había dicho mi fisioterapeuta. Ahora había una marca cruciforme de la quemadura, un poco torcida debido a las marcas desiguales de las garras que una bruja cambiaformas me había dado. Había una o dos cicatrices ocultadas debajo de mi blusa, pero elbrazo realmente es el peor. Bert, mi jefe, había solicitado que yo lleve camisas de mangas largas cuando esté en la oficina. Él dijo que algunos clientes habían expresado reservas sobre mi ah... heridas ocupacionalmente adquiridas. Yo no había usado una blusa de manga corta desde que él hizo la petición. Él había elevado el aire acondicionado un poco, cada día más frío. Esto era tan frío hoy que yotenía la carne de gallina. Todos los demás traían suéteres para trabajar. Yo compraba camisas mangas cortas para lucir mis cicatrices antiguas. McKinnon me había sido recomendado por el sargento Rudolph Storr, poli y amigo. Juntos habían jugado al balompié en la universidad, y habían sido amigos desde entonces. Dolph no utilizó la palabra “amigo” ligeramente, así que sabía que eran cercanos. - ¿Quéle pasó a tu brazo?- McKinnon preguntó finalmente. - Soy una caza vampiros. A veces ellos se vuelven malditos. Tomé un sorbo del café.

http://lasilladellector.blogspot.com http://cazadoresdefortunas.blogspot.com

4

Traducción realizada sin ánimos de lucro
- Malditos.- Él dijo y rió. Él puso el vaso sobre el escritorio y se quitó la chaqueta. Tenía los hombros anchos y era tan alto comoyo. Un poco más bajo que Dolph. Él estaba en sus 40, pero su pelo era totalmente gris un poco blanco en las sienes. Se veía cansado. Él tenía muchas cicatrices. Tantas cicatrices que parecían que bailaban desde sus manos hasta desaparecer bajo sus mangas. La piel se moteaba rosada, blanca, y una sombra tan extraña como la piel de un animal. - Eso debe haber dolido.- Le dije. - No. Se sentó allí...
tracking img