Prueba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 558 (139282 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Momia
Anne Rice

Esta novela está dedicada con amor a Stan Rice y Christopher Rice y a Gita Mema, una inspiración súbita, a sir Arthur Conan Doyle por sus espléndidas historias de momias El lote n.° 249 y El anillo de Thoth y a H. Rider Haggard, que creó a la inmortal She y a todos los que han dado vida a «la momia» en cuentos, novelas y películas. Y finalmente a mi padre, Howard O'Brien,que me rescató más de una vez del cine del barrio cuando «la momia» me había aterrorizado hasta tal punto que no podía soportar ni siquiera la siniestra música que llegaba al vestíbulo desde la sala de proyección.

Mi especial agradecimiento a Frank Konigsberg y Larry Sanitsky por su apoyo entusiasta al proyecto de La Momia y por su contribución al desarrollo de la historia.

PRIMERA PARTE Los fogonazos de las cámaras lo cegaron por un momento. Ojalá hubiera podido mantener alejados a los fotógrafos. Pero llevaban ya meses pegados a sus talones, desde que habían encontrado los primeros restos en aquellas áridas colinas al sur de El Cairo. Era como si ellos también hubieran sabido que algo iba a ocurrir. Después de tantos años de trabajo, Lawrence Stratford estaba a punto de hacerun descubrimiento fabuloso. Y allí estaban, con sus cámaras dispuestas y los flashes humeantes. Casi le hicieron perder el equilibrio con sus empujones mientras se abría paso por el estrecho pasadizo que conducía a la puerta de mármol cubierta de inscripciones. El crepúsculo pareció cerrarse a su alrededor súbitamente. Podía ver las letras, pero no las distinguía con claridad. —¡Samir! —gritó—.Necesito más luz. —Bien, Lawrence. Al instante una antorcha se encendió a sus espaldas y la poderosa luz amarilla iluminó con claridad la gran losa de piedra. Sí, eran jeroglíficos, profunda y diestramente grabados en mármol italiano. Jamás había visto nada igual. Sintió el tacto cálido y sedoso de la mano de Samir en su hombro mientras leía en voz alta: —«Ladrones de los Muertos, alejaos de estatumba o despertaréis a su ocupante, cuya ira nadie puede contener. Ramsés el Maldito es mi nombre.» Miró a Samir. ¿Qué podía significar aquello? —Adelante, Lawrence, sigue traduciendo. Tú eres mucho más rápido que yo —lo apremió Samir. —«Ramsés el Maldito es mi nombre. En otro tiempo Ramsés el Grande, rey del Alto y el Bajo Egipto; azote de los hititas, constructor de mil templos; adorado por supueblo; y guardián inmortal de los reyes y reinas de Egipto a lo largo de los siglos. En el año de la muerte de la gran reina Cleopatra, al convertirse Egipto en provincia romana, me entrego a la oscuridad eterna; cuidaos de mí si dejáis que los rayos del sol crucen esta puerta.» —Pero no tiene sentido —susurró Samir—. Ramsés el Grande reinó mil años antes que Cleopatra. —Y sin embargo no hay duda deque estos jeroglíficos son de la dinastía XIX —repuso Lawrence. Limpió con impaciencia la tierra que cubría las letras—. Mira, a continuación se repite el mismo texto en latín y en griego. Hizo una pausa y finalmente leyó las últimas líneas en latín. —«Cuidado: Mi sueño es como el sueño de la tierra bajo el cielo nocturno o bajo la nieve del

invierno; si se me despierta, no seré servidor demortal alguno.» Por el momento Lawrence se quedó boquiabierto, sin poder apartar la vista de la inscripción que acababa de leer. Apenas oyó las palabras que Samir pronunciaba tras él. —No me gusta. No sé lo que significa, pero es una maldición. Lawrence se volvió de mala gana y vio que la desconfianza de Samir se había convertido en miedo. —El cuerpo de Ramsés el Grande está en el museo de El Cairo—dijo Samir con impaciencia. —No —replicó Lawrence, consciente de que un escalofrío le recorría la espina dorsal—. Hay un cuerpo en el museo de El Cairo, pero no es el de Ramsés. ¡Mira los cartuchos, los sellos! En tiempos de Cleopatra no había nadie capaz de escribir en jeroglíficos antiguos, y éstos son perfectos... como las traducciones griega y latina. Si al menos pudiera compartir aquel...
tracking img