Psicologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 54 (13395 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nota introductoria(160)
Hasta ahora hemos dejado en manos de los poetas pintarnos las «condiciones de amor» bajo
las cuales los seres humanos eligen su objeto y el modo en que ellos concilian los
requerimientos de su fantasía con la realidad. Es cierto que los poetas poseen muchas
cualidades que los habilitan para dar cima a esa tarea, sobre todo la sensibilidad para percibir
en otraspersonas mociones anímicas escondidas, y la osadía de dejar hablar en voz alta a su
propio inconciente. Pero una circunstancia disminuye el valor cognoscitivo de sus
comunicaciones. Los poetas están atados a la condición de obtener un placer intelectual y
estético, así como determinados efectos de sentimiento, y por eso no pueden figurar tal cual el
material de la realidad, sino que deben aislarfragmentos de ella, disolver nexos perturbadores,
atemperar el conjunto y sustituir lo que falta. Son los privilegios de la llamada «licencia poética».
Ello no les permite exteriorizar sino escaso interés por la génesis y el desarrollo de unos
estados anímicos que describen como acabados. Así se vuelve imprescindible que la ciencia,
con manos más toscas y una menor ganancia de placer, se ocupe delas mismas materias con
que la elaboración poética deleita a los hombres desde hace milenios. Acaso estas
puntualizaciones sirvan para justificar también una elaboración rigurosamente científica de la
vida amorosa de los seres humanos. Es que la ciencia importa el más completo abandono del
principio de placer de que es capaz nuestro trabajo psíquico.
En el curso de los tratamientospsicoanalíticos, uno tiene hartas oportunidades de recoger
impresiones sobre la vida amorosa de los neuróticos, y acaso recuerde haber hecho
comprobaciones, por propia observación o por referencias, de similar conducta también en
personas sanas en líneas generales o aun en individuos sobresalientes. Si por azar el material
resulta propicio, la acumulación de esas impresiones pondrá de relieve connitidez algunos
tipos. Empezaré por describir aquí un tipo de esa índole, referido a la elección masculina de
objeto; lo escojo porque se singulariza por una serie de «condiciones de amor» cuya conjunción
no se entiende, y aun resulta sorprendente, y porque admite un esclarecimiento psicoanalítico
simple.
1. La primera de estas condiciones de amor debe caracterizarse directamente como específica;tan pronto uno la halla, está autorizado a pesquisar la presencia de los otros caracteres que
integran el tipo. Puede llamársela la condición del «tercero perjudicado»; su contenido es que la
persona en cuestión nunca elige como objeto amoroso a una mujer que permanezca libre, vale
decir a una señorita o una señora que se encuentre sola, sino siempre a una sobre quien otro
hombre puedapretender derechos de propiedad en su condición de marido, prometido o amigo.
En muchos casos, esta condición demuestra ser tan implacable que una misma mujer pudo
ser primero ignorada o aun desairada cuando no pertenecía a nadie, convirtiéndose de pronto
en objeto de enamoramiento al entrar en una de las mencionadas relaciones con otro hombre.
2. La segunda condición quizá sea menos constante, perono es menos llamativa. El tipo sólo
queda completo por su conjunción con la primera, que, en cambio, parece presentarse también
por sí sola con gran frecuencia. Esta segunda condición dice que la mujer casta e
insospechable nunca ejerce el atractivo que puede elevarla a objeto de amor, sino sólo aquella
cuya conducta sexual de algún modo merezca mala fama y de cuya fidelidad y carácterintachable se pueda dudar. Este último rasgo puede variar dentro de una serie significativa,
desde la ligera sombra que pese sobre la fama de una esposa inclinada al flirt hasta la pública
poligamia de una cocotte o una cortesana; lo cierto es que el hombre perteneciente a este tipo
no renunciará a algo de esta clase. Un poco groseramente, podemos designar esta condición
como la del «amor por...
tracking img