Pyche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 63 (15621 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
APULEYO. CUENTO DE PSIQUE Y CUPIDO (DEL “ASNO DE ORO”)

1. Había una vez en una ciudad un rey y una reina que tenían tres hijas muy hermosas, pero, a decir verdad, las dos mayores, aunque de encantadora belleza, no daban la impresión de que no pudieran ser alabadas con palabras humanas; la hermosura, por el contrario, de la más pequeña era tan extraordinaria y tan sobresaliente que el pobrelenguaje humano no podía expresarla ni alabarla suficientemente. Muchos conciudadanos y gran cantidad de forasteros, a los que la fama de aquel eximio espectáculo congregaba en masa, ávidos de contemplarlo, pasmados de admiración ante una hermosura sin igual, llevándose la mano derecha a los labios con el dedo índice colocado sobre el pulgar extendido, la veneraban con muestras de adoraciónreligiosa como si exactamente se tratara de la dios Venus. Y hasta a las ciudades vecinas y a las regiones limítrofes había llegado el rumor de que la diosa nacida del seno del mar y formada con el rocío de las espumosas olas, concediendo ya indiscriminadamente el don de la manifestación de su divinidad, moraba en medio de los hombres, o de que, a ciencia cierta, otra vez, y partiendo de un nuevo germende gotas celestes, las tierras y no los mares habían hecho brotar una nueva Venus adornada con la flor de la virginidad.
2. Así, de una manera prodigiosa, se dilata de día en día tal creencia; así la Fama, extendiéndose, se propaga por las islas próximas y después, en el continente, por la mayor parte de las provincias. Ya eran muchos los mortales que, tras largos viajes y tras atravesarprofundos mares, se daban cita para contemplar la gloriosa maravilla del siglo. Ya no había nadie que navegara hasta Pafos y Cnido, ni siquiera hasta Citera, para contemplar la diosa Venus; su culto es dejado de lado; sus templos se degradan; sus cojines yacen por el suelo; sus ceremonias, desdeñadas; sus estatuas están desprovistas de coronas y sus altares, vacíos, mancillados con fría ceniza. es ala muchacha a la que se dirigen las súplicas y se busca aplacar la voluntad de divinidad tan grande bajo los rasgos de una mujer. Cuando la doncella aparece por la mañana, con víctimas y banquetes sagrados se implora el nombre de Venus, ausente, y cuando pasea por las calles, la muchedumbre, en masa, la invoca ofreciéndole coronas y flores.
3. Este trasvase desmesurado de honores celestiales alculto de una muchacha mortal, enciende vehementemente los ánimos de la auténtica Venus, quien no pudiendo soportar la indignación, mueve de un lado a otro la cabeza y, protestando airadamente en su interior, habla consigo misma de la siguiente manera:
4. “¡Heme aquí, la primitiva madre de la Naturaleza, la fuente originaria de los elementos, la nodriza de todo el Universo; heme aquí, Venus,compartiendo los honores de mi majestad con una muchacha mortal, y mi nombre, honrado en el cielo, helo aquí profanado con unas inmundicias terrenas! Por lo que se ve, teniendo que soportar el que nos llamen por el mismo nombre, voy a tener que sufrir la contingencia de que una sustituta se lleve la adoración y que mi imagen la vaya a representar una muchacha que está condenada a morir. En vano aquelfamoso pastor, cuyo recto juicio y fidelidad fueron refrendados por el gran Júpiter, me prefirió, por mi extraordinaria belleza, a tan poderosas diosas; pero esa joven, sea quien sea, no se va a alegrar mucho tiempo de haber usurpado unos honores a mí debidos y voy a hacer que se arrepienta hasta de esa misma belleza a la que no tiene derecho”.
5. Y al instante hace venir a su famoso hijoalado e irreflexivo, que con su depravada conducta echa por tierra los dictámenes de la moralidad pública y, armado con antorchas y flechas, recorre por las noches las casa ajenas y desbarata todos los matrimonios, llevando a cabo toda clase de tropelías y no haciendo absolutamente nada que sea honesto. Aunque ya es desvergonzado y libertino por naturaleza, Venus lo estimula más con su palabras y...
tracking img