¿Que nos pasa?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (567 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando fallan los genes y la educación

La conducta humana parece estar últimamente en entredicho. No es razonable que un ex presidente autonómico se crea impune a casi todo, que una menor golpeeha sta la muerte a otra o que la violencia de género siga hinchando cada semana la estadística de la ignominia.
 
¿Qué nos pasa?
¿Son los genes?
 
¿La educación? ¿Las costumbres sexistas? ¿O todoa la vez? Obviamente, nada tiene que ver que un responsable público se haya podido aprovechar de su cargo para enriquecerse con una acción violenta y tremendamente salvaje de quien acuchilla sinpiedad a su pareja. Por supuesto que no. Qué gen primogénito se le ha tenido que torcer al señor Jaume Matas para enfrentarse a una decena de imputaciones que podrían sumar 24 años de privación delibertad.
Este asunto debería ser objeto de profundo análisis, como poco por parte de expertos en genética, biólogos, psicólogos, historiadores y sociólogos.
Sabemos que los genes que heredamos de nuestrospadres no son la causa directa de nuestras posibles fechorías, porque todos conocemos a miembros de una misma familia con caracteres y personalidades totalmente diferentes. Así es, pero la evolucióngenética de ciertos individuos no parece diferir en algunos casos de aquellos comportamientos primitivos de nuestros antepasados,en los que la lucha por la supervivencia diaria justificaba elenfrentamiento.
Y lo peor de todo es que hoy en día esas reacciones irracionales y ruines siguen en vigor a la vista de sucesos abyectos, cavernícolas y reprobables desde cualquier punto de vista como son losde violencia de género.
Qué parte del cerebro se ofusca en estos casos para que una persona acabe con la vida de quien ha sido o es su pareja. Un sinsentido, se mire por donde se mire.
Lainfluencia genética está ahí, pero sin duda la educación que recibimos desde que nacemos es la otra cara de la moneda. Nadie en su sano juicio es capaz de cometer semejantes atropellos, por lo que, si cabe,...
tracking img