¿Quieres ser invisible? r.l. stine

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 73 (18225 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿QUIERES SER INVISIBLE?
FANTASMAS DE FEAR STREET DE R. L. STINE

1
¿Quieres que te cuente sobre el peor día de mi vida, esa clase de día en que deseas que te trague la tierra?
Ojalá le hubiera pasado a otra persona. Pero no, la víctima fui yo y nadie más.
Todo empezó a la hora del almuerzo. Tendría que haberme imaginado que sería un mal día cuando vi el mazacote grisáceo servido enmi plato.
Era budín de carne.
Yo esperaba comer pizza o pollo, cualquier cosa menos budín de carne.
-¡Qué bueno! ¡Mi comida preferida! -dijo Connor, mi mejor amigo, que estaba detrás de mí.
Connor es capaz de comer cualquier cosa; asqueroso. Yo sacudí la cabeza mientras la fila avanzaba.
-No puedo creer que estés tan contento porque hay budín de carne. ¿De qué planeta vienes?
Connorse encogió de hombros y se aparta el largo flequillo rubio de la cara.
-Del planeta del hambre. Es hora de almorzar, y estoy famélico.
Nadie entiende cómo podemos ser tan amigos. Connor es treinta centímetros más alto que todos los otros chicos de séptimo grado; yo soy treinta centímetros más bajo. Él tiene pelo rubio y lacio; el mío es castaño y enrulado. El es un genio en Matemática; a mí meva mejor en Lengua. Para él, todo tiene una explicación lógica; yo no coincido: creo que la vida guarda muchos misterios.
Lo que pasa es que yo vivo en la calle Fear; creo en los vampiros, los fantasmas y los monstruos. En esa calle, siempre ocurren fenómenos extraños, sobrenaturales. Conozco gente que ha visto fantasmas y cosas peores.
Por eso, yo tomo ciertas precauciones. Los chicos seburlan de mí,. pero no saben las historias que he oído yo.
Tengo una pata de conejo en mi llavero, y una bala de plata falsa que compré en una feria. No creo que un lobizón se dé cuenta de que es falsa; bueno, al menos, eso espero.
También llevo un anillo de la suerte. De todos mis amuletos, es el que más me gusta. Es de plata auténtica y tiene forma de araña: las patas me envuelven el dedo, y losojos son dos piedritas negras y brillantes. Lo tengo hace tanto tiempo que ya ni recuerdo dónde lo compré.
Cuando alcé la bandeja del almuerzo, me vi el dedo.
Tendría que haberme dado cuenta en ese preciso instante: estaba claro que iba a tener un día terrible.
Me había olvidado en casa el anillo de la suerte.
Mientras salía de la fila, miré el budín de carne, que destilaba un líquidooscuro y es- peso; supongo que era jugo, pero se parecía más a un vómito de mi gato.
Recorrí el comedor con la vista buscando un buen lugar, y vi que, al fondo, había una mesa vacía. Le hice un gesto a mi amigo para que me siguiera.
-Allí atrás, al lado de la ventana. Empecé a caminar hacia esa mesa mientras seguía buscando una que estuviera más cerca. Cuando la encontré, me frené de golpe.
Y,en ese momento, empezaron los problemas.
Connor me chocó de atrás con la bandeja, y yo me tropecé. Mi plato se convirtió en un platillo volador; horrorizado, observé cómo daba vueltas por el aire en cámara lenta, manchándome toda la ropa con el jugo.
El plato siguió girando; iba directamente hacia un comensal desprevenido: el profesor Lincoln.
El profesor estaba sentado a la mesa que quedabajusto frente a mí. Abrió los ojos con horror cuando vio el proyectil que se le acercaba
El plato aterrizó –iplaf!- en medio de su camisa.
El budín de carne se le cayó a la falda.
El profesor se paró y me miró, furioso. Tenía puré pegado en los botones, y de la manga izquierda le goteaba un jugo oscuro y espeso. El budín de carne se resbaló de sus piernas y fue a parar al piso.
-Por... porfavor, disculpe, señor -tartamudeé.
La cara se le había puesto colorada como un tomate; parecía que estaba a punto de explotar. Sin decir una palabra, salió zumbando del comedor.
Todo el mundo se moría de la risa; hasta Connor contuvo una carcajada. Claro que se agachó de inmediato para ayudarme a recoger el plato y los cubiertos.
Alguien empezó a aplaudir. Yo me di vuelta para ver quién...
tracking img