Quijote

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (497 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vivía en la Mancha un hombre llamado don Quijote que estaba fascinado con los caballeros andantes y le gustaba leer libros sobre sus aventuras. Las hazañas increíbles de los caballeros andantes y lashistorias de gigantes fueron cada día más reales y perdió el juicio. Creyó que debía ser un caballero andante y vengar todos los actos malos.
Montó en su caballo Rocinante y salió a eliminar a losmalos y a defender a las damas.
Se armó como "caballero", por la primera persona que le salió al paso, y regresó a la Mancha por dinero, camisas limpias y un escudero.
No había andado mucho, cuandoencontró un grupo de mercaderes a los que desafió a declarar a Dulcinea como la mujer más hermosa del mundo. Cuando ellos rehusaron, don Quijote levantó su lanza y les atacó, pero Rocinante cayó y elcaballero andante fue abatido. A pesar de estar muy mal, don Quijote sentíase muy feliz. Un vecino se dio cuenta que era don Quijote y lo llevó a su aldea donde su sobrina y su criada lo curaron.Cuando don Quijote se recuperó, sus amigos quemaron todos de sus libros de caballerías esperando que sin ellos, su mente se aclararía. No dió resultado y persuadió a su vecino Sancho Panza para ser suescudero. Y una noche, don Quijote y Sancho salieron de la aldea.
Don Quijote vio algunos gigantes- gigantes enormes- a los que decidió exterminar, y aunque Sancho buscó, no podía ver a los gigantesque don Quijote estaba atacando.
Donde don Quijote veía gigantes, Sancho veía molinos de viento. Don Quijote arremetió contra los molinos de viento y solo logró torcer su lanza con tanta fuerza queél y Rocinante cayeron al suelo.
Siguieron viajando hasta que vieron dos monjes en la calle siguiendo una mujer en un coche. Don Quijote, creyendo que la llevaban en contra de su voluntad, losatacó, pero fué derrotado y perdió un poco de su oreja y su yelmo en la batalla.
Mareado por los golpes, iban cabalgando lento, hasta que don Quijote vió dos nubes grandes de polvo y le dijo a Sancho...
tracking img