Recensión del libro “los siete mitos de la conquista de

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4833 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RECENSIÓN DEL LIBRO “LOS SIETE MITOS DE LA CONQUISTA DE
AMERICA”. Matthew Restall

Mito Uno: HOMBRES EXCEPCIONALES

Destaca el autor tres nombres: Colón (América), Cortés (Imp Azteca) y Pizarro (Imp Inca) y frente al ideal que hemos construido en nuestras mentes a través del imaginario popular y de la memoria global ,el autor seempeña en mostrarlos como lo que son: simples mortales pero tocados por la mano de la suerte la oportunidad o las coincidencias.

Así, nos muestra a un Cristóbal Colón que llegó donde llegó y alcanzó lo que alcanzó… pese a sí mismo. Nos descubre que era mentiroso (mintió a la Reina), recuerda que sus ideas eran erróneas en cuanto a distancias y tamaño de la tierra, insociable y rechazado por laclase social y política. Y por si ello fuera poco remarca que su único objetivo era que lo nombraran Almirante y Virrey. A nuestros ojos aparece un ídolo…con pies de barro.

No hay mérito merecido –bajo visión del autor- los éxitos parecen fruto del accidente y la imagen creada del descubridor apunta a una fabricación interesada, una fabulación rentable desde el punto de vista político, social,cultural y, me pregunto, si no turístico y económico.

Cuando entramos en Cortés y Pizarro observamos que nuestra confianza en la excepcionalidad de estos hombres se basa en algo tan subjetivo como las “probanzas” que no era otra cosa que una magnificación de la historia y los personajes, una recreación o necesidad de propaganda por parte de uno o de otros.

La Providencia o la comparación conotros grandes hombres como A. Magno, J. César o San Pablo no hacía sino fabular sobre los personajes.

Parece que desde que el mundo es mundo la humanidad necesita héroes, así Cortés y Pizarro son a la historia lo que Batman o Supermán al Cómic (¿), transmiten valores de fuerza, de poder, de control del destino, el tiempo y los hombres. Transmiten honorabilidad, generosidad, etc. Y, enrealidad, eran traicioneros, mercenarios que no dudaban en matar al amigo o en enviarlo a peligrosas avanzadillas de las que no regresaban y todo para conseguir sus fines que no eran otros más que ansia de autoridad, títulos, poder y oro.

Pero me sorprende que Restall justifique estas actuaciones como “pautas de conquista típicas del conquistador”. Quizás es cuestión de ponerse en los zapatos de lasdad del XV-XVI, de mirar con los ojos de la época y lo que ,hoy, nos parece inadmisible tomará tintes de normalidad

Oro ¡¡¡¡ . Otra desmitificación ¡ “la sed de oro” española constituye otro minimito. La búsqueda de oro no era tanto por el oro en sí como por el acceso al cargo de gobernador que ese oro daba si el territorio merecia la pena gracias a su producción aurífera.

A raiz de lasdescripciones de Restall me pregunto ¿Todo es fantasía? ¿qué hay de verdad en las cosas? Apenas el suceso, el fenómeno?. ¿Son el resto meros adornos?. Incluso la fundación de ciudades era una ficción, mera apariencia de legalidad.

Insiste el autor en las coincidencias afortunadas que propiciaron descubrimientos y conquistas pero yo pienso en la atención sobre las oportunidades que esoshombres mantenían, en su capacidad de soñar y en la propia necesidad de encontrar medios de vida lo que, por tanto, les llevaba a apartarse del hombre vulgar para convertirse en hombres que son capaces de crear nuevas realidades. En ese sentido si me parece que podrian ser excepcionales.

Sobre los procedimientos de conquista nada que no sepamos: la brutalidad, el sometimiento y explotación como manode obra del indígena, las masacres como demostración de poder, el uso del terror para que, siendo pocos, pueda dominarse a muchos. Me llama la atención el uso de la palabra “teatralidad” aplicada a la violencia (captura d Atahualpa y de Moctezuma). Sobre este punto me hace sentir mal el pertenecer al mundo de los “conquistadores” y preguntarme ¿por qué los pueblos sudamericanos parecen , en...
tracking img