Reflexion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1097 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 11 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Estoy crucificado con Cristo, ya no soy yo quien vive, sino Cristo que vive en mí” Gal 2, 20

“A quien no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él.” 2ª Cor 5, 21
Es digno de admirarse el amor de Jesús por nosotros, que siendo puro y santo, quiso mancharse y cargar con nuestro pecado para que nosotros no muriéramos.

Todos estamos deacuerdo en que gracias a la muerte de Jesús en la Cruz somos salvados, pero ¿qué nexo existe entre la muerte de Jesús y Mi Salvación? Con esto trataremos de dar respuesta a esta pregunta, y en tal virtud invitar a la verdadera conversión de corazón.

¿Qué fue lo que pasó en la cruz? Esta pregunta es clave, nos salvó, pero, ¿cómo? ¿Qué fenómeno aconteció en esa cruz por la que puedo llegar al cielo?Iremos por partes. Lo primero es saber que estábamos condenados. El hombre rechazó el plan de Dios, Dios lo creó para que viviera con Él, guiándose por sus instrucciones e inspiraciones, pero el hombre quiso ser como Él y no le queda más remedio que apartarse de Dios. Pero esto no hace que Dios ya no haga nada, al contrario Dios busca reconciliarse con la humanidad (Gn 3, 5-13).

Ahora, ¿por quéno simplemente le podríamos pedir perdón a Dios y ya? Que nos perdone y otra vez entrar al paraíso. La respuesta no es tan complicada: porque una ofensa, aunque sea pequeña, cuando es realizada en contra de una autoridad importante, la ofensa deja de ser pequeña y adquiere mayor gravedad, por el carácter del ofendido. No es lo mismo insultar a un hermano que a tu papá, no es lo mismo romper unpedazo de tela que romper una bandera… igualmente, no es lo mismo ofender a un humano que ofender a Dios. Y precisamente por eso, por ser Dios, un Dios Eterno, la ofensa adquiere carácter de Eterna.

Por eso no basta que el hombre le pida disculpas a Dios, porque la disculpa sería una disculpa chiquita, y necesitamos una disculpa eterna, porque el ofendido es un ser Eterno, y la ofensa fue eterna(aunque haya sido una ofensa pequeña).

¿Entonces, qué necesitamos? Necesitamos una disculpa Eterna, y sólo un ser Eterno, podría conseguir una disculpa eterna. ¿Quién es el único ser Eterno? Dios, entonces necesitamos que Dios (que en este caso sería Dios Hijo) le pida disculpas a Dios (Dios Padre) para que así, quien está ofendido eternamente, con una ofensa eterna, reciba una disculpa eterna,lógico, ¿no? =).

Pero al mismo tiempo, el que necesita esa reconciliación es el Hombre. Porque fue el Hombre el que se ganó la condena eterna con su ofensa. Entonces ya toma más sentido todo esto: necesitamos un Hombre-Dios para que nos salve. Necesitamos que sea Dios porque sólo una disculpa digna de Dios nos alcanza la reconciliación con Él, y necesitamos que sea hombre porque los quenecesitan ser reconciliados somos nosotros, los hombres. ¿Quién es ese Hombre-Dios? Jesús.

Ahora bien, ya sabemos que sólo Jesús (quien es verdadero Dios y verdadero Hombre) nos puede alcanzar la salvación, pero para alcanzárnosla, necesita quitarnos nuestros pecados. Necesita Él cargar con todos nuestros pecados para que así, nosotros, simples hombres finitos, podamos alcanzar la gloria de Dios. Poreso, San Pablo dice: “A quien no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él.” 2ª Cor 5, 21. Jesús, Hombre-Dios, carga sobre sí con todos los pecados habidos y por haber en toda la humanidad, para que, así, toda la humanidad pueda ser reconciliada con Dios. Dios, en su infinita misericordia, amor y justicia, nos perdona, a través de la muerte desu Hijo. Perdonarnos desde el principio que el hombre pecó, a lo mejor sería algo amoroso, pero algo injusto; que muriéramos todos con nuestro pecado sería algo justo, pero no amoroso. Sólo cuando alguien muere por nosotros con nuestro pecado, y así nosotros podemos llegar al cielo se vuelve algo justo y amoroso: “nadie ama más que el que da la vida por sus amigos” Jn 15, 13.

Ya comprendemos...
tracking img