Regreso a titan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 333 (83217 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
REGRESO A TITÁN
Arthur C. Clarke

Título original: Imperial Earth. Traducción: José Ferrer Aleu. Portada: Antoni Garcés.

1.a Edición en esta colección: Marzo, 1987. 2.a Edición en esta colección: Junio, 1989.

© Arthur Clarke, 1987. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada en sistemas de recuperación de datos ni transmitida enninguna forma ni por ningún método, electrónico, mecánico, fotocopias, grabación u otro, sin previo permiso del detentor de los derechos de autor. © Ultramar Editores, S.A., 1987. Mallorca, 49. Tlf. 3212400. Barcelona-08029. ISBN: 84-7386-425-5. Depósito legal: NA-513-1989. Fotocomposición: Compoprint, Marqués de Monteagudo, 18, Madrid. Impresión: Gráficas Estella, S.A., Estella (Navarra). Printed inSpain.

Recordadlos tal como fueron; y tachadlos Ernest Hemingway

Pues cada cual tiene sus quehaceres y deseos Hamlet, Acto I, Escena 4.

I TITAN

CAPITULO 1 Un grito en la noche

Duncan Makenzie tenía diez años cuando descubrió el número mágico. Fue por pura casualidad; había intentado llamar a la abuela Ellen, pero debió distraerse y tocar unas teclas equivocadas. Inmediatamentecomprendió que había cometido un error, porque el vídeo de la abuela tenía un retraso de dos segundos, incluso en Auto-Record. En cambio, este circuito se animó en el acto. Sin embargo, no hubo sonido de llamada, ni imagen. La pantalla permaneció completamente vacía, sin siquiera una señal de interferencia. Duncan presumió que había pulsado un canal de sólo audición o bien una estación que tenía lacámara desconectada. En todo caso, no era el número de la abuela, y se dispuso a cortar el circuito. Entonces advirtió el sonido. Al principio, creyó que alguien respiraba suavemente junto al micrófono del otro extremo, pero pronto comprendió su error. Aquel delicado susurro tenía una calidad extraña, inhumana; carecía de todo ritmo regular, y había largos intervalos de silencio total. Mientrasescuchaba, Duncan experimentó una creciente impresión de pavor. Aquí había algo completamente ajeno a su normal experiencia cotidiana, y así lo reconoció casi en seguida. En sus diez años de vida, se habían grabado en su mente las impresiones de muchos mundos, y nadie que hubiese oído este sonido insuperablemente evocador habría podido olvidarlo nunca. Escuchaba la voz del viento, que suspiraba ymurmuraba a través del paisaje inanimado a cien metros por encima de su cabeza. Duncan se olvidó completamente de la abuela y elevó el volumen a su máximo nivel. Se tendió en la litera, cerró los ojos y trató de proyectarse en el mundo desconocido y hostil, del que estaba protegido por todos los aparatos de seguridad que podían suministrar trescientos años de tecnología del espacio. Algún día,cuando hubiese pasado sus pruebas de supervivencia, subiría a aquel mundo y vería con sus propios ojos los lagos y las quebradas y las nubes bajas de color naranja, iluminadas por los débiles y fríos rayos del lejano sol. Había esperado este día con ilusión serena, más que con emoción —los Makenzie tenían fama de poco emocionales—, pero ahora se dio cuenta, de pronto, de su carencia. Algo parecido alo que le habría ocurrido a un niño de la Tierra que, en un desierto polvoriento muy lejos del océano, hubiese aplicado una caracola sobre su oído y escuchado, con enfermiza añoranza, la música del mar inalcanzable. Aquel sonido no tenía nada de misterioso, pero ¿cómo llegaba hasta él? Podía proceder de uno cualquiera de los cien millones de kilómetros cuadrados que se extendían sobre su cabeza. Enalguna parte —tal vez en un proyecto de construcción o en una estación experimental abandonados— había quedado conectado un micrófono, expuesto a los vientos helados y venenosos del mundo superior. No era probable que pasase mucho tiempo inadvertido; más pronto o más tarde, sería descubierto y desconectado. Había tenido suerte al captar este mensaje del exterior mientras aún estaba aquí; aunque...
tracking img