Relacion entre democracia y derechos humanos

DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS:
UNA RELACIÓN INTRÍNSECA Y ABIERTA PARA
LA SOLUCIÓN LOCAL
Introducción

Democracia y derechos humanos han sido históricamente tratados como fenómenos distintos y que todavía hoy remiten a esferas políticas diferentes: uno se refiere a la organización del gobierno, otro a la protección jurídica del individuo en su singularidad.

Uno más orientado a lasinstituciones que ordenan la vida pública, otro al orden jurídico que garantiza a los individuos las condiciones mínimas de una vida digna. Mientras el término “humanos” impone un reconocimiento naturalmente universal, correspondiendo su regulación a las instancias internacionales, la democracia necesariamente se circunscribe al ámbito interno de los Estados, ya que está limitada por la idea desoberanía. La problemática es aun reforzada por la separación de ambos los temas a entornos científicos distintos, uno a las ciencias políticas, otro a las ciencias jurídicas, dos áreas que tradicionalmente muy poco se comunican (Beetham, 1999, p. 89-90).

Por fuerza de esta distancia, la relación entre democracia y derechos humanos ha sido en diversas oportunidades proclamada como simplemente empírica ocomplementaria, al revés de ser considerada como la decurrente de una unidad orgánica. Así, es bastante común escuchar que “la democracia es el sistema que más beneficia a la defensa de los derechos humanos”, o que “la democracia debe ser complementada por la promoción de los derechos humanos”, como si éstos fuesen algo a ser añadido a aquella y que, en caso de que así no se lo haga, supondrían un“peligro para la democracia”. Estas visiones de la democracia, demasiadamente restrictivas, que ya deberían ser consideradas superadas en el espacio académico y científico, siguen reflejando muchas de las iniciativas actualmente promovidas en escenario internacional.

Una primera aproximación a las ideas de democracia y derechos humanos, según concebidas en la actualidad, podría llevarnos aprecipitadamente concluir que tanto una como otra disfrutan de considerable grado de aceptación, sea por parte de la mayoría de los países del Occidente – América Latina, en particular –, sea por parte de los principales actores de la cooperación internacional – organismos intergubernamentales, no gubernamentales, bien como agencias bilaterales de desarrollo.

Sin embargo, entendemos que laintolerable magnitud de las desigualdades sociales que condenan ciertos colectivos a la completa y en muchos casos irremediable marginación, el reclamo por soluciones urgentes para muchos problemas que están en definitiva relacionados con la democratización y con el respeto de los derechos humanos, o bien la ineficacia de algunas iniciativas de la comunidad internacional en estos ámbitos, demuestran lanecesidad de retroceder a un debate teórico que busca elucidar la relación
existente entre democracia y derechos humanos, aclarando así las bases en las que se asienta el déficit democrático de la actualidad.

Importa señalar, de otra parte, que afueras del círculo académico se hacen evidentes algunos esfuerzos de organismos multilaterales en pro del surgimiento de una nueva concepción dedemocracia comprometida con una ética global (Sosnowski y Patiño, 1999, p. 20), en cuya agenda estaría necesariamente incluido no sólo el respeto como también la promoción de los derechos humanos, culminando en justificativa para algunas acciones emprendidas en foro internacional.

Por consecuencia, la actual necesidad de elaboración de un marco teórico en torno a la relación existente entredemocracia y derechos humanos, contribuyendo para la elaboración de un discurso pasible de universalización –sin centrarse en un país o región en particular, sino que optándose por un enfoque amplio y general–, justifica y delimita el presente estudio.

1 En este sentido, cabría mencionar la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH), cuyo fundamento jurídico reposa en los...
tracking img