Relato de la casa de los azulejos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1196 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RELATO DE LA CASA DE LOS AZULEJOS



La historia del Palacio Azul, como lo llamaban entonces, se remonta al siglo XVI. Poco después cambiaría su nombre por La Casa de los Azulejos,
La casa que hoy ocupa Sanborns, fue construida al estilo churrigueresco y se decía que los azulejos del exterior fueron hechos en China especialmente para su fachada; sin embargo, existe la posibilidad de quehayan sido fabricados en Puebla en una alfarería de talavera de frailes Dominicos en 1653.
La utilización de los azulejos fue introducida a España por los moros; y como tal, los azulejos de los corredores y de la gran escalera, nos recuerden los de algunos palacios de Sevilla.
Existe la certeza de que los barandales de bronce de los corredores y los balcones también fueron especialmente traídosdesde China.
El patio interior de la casa, ahora el salón comedor principal, luce sus altas columnas de piedra y como trabes, polines de grandes dimensiones. También es única su fuente de piedra, que constituye uno de sus principales atractivos.
Este palacio ha presenciado no sólo felicidad, regocijo y hechos sobrenaturales, sino también; como contrapunto, crímenes y hasta terremotos, segúncuentan varias leyendas.
La historia de los moradores de la Casa de los Azulejos, comienza cuando Don Damián Martínez, presionado por sus acreedores, se vio precisado a cederla en propiedad a Don Diego Suárez de Peredo, a quien se adjudicó la finca en la cantidad de $6,500 y quien tomó posesión de la casa y de la Plaza Guardiola el 2 de diciembre de 1596. Posteriormente, Don Diego habría de heredarla asu hija Doña Graciana, quien contrajo matrimonio con Don Luís de Vivero, segundo Conde del Valle de Orizaba.
Pasadas algunas generaciones, se cuenta que uno de ¡os condes del Valle de Orizaba, tenía un hijo que, fiado en sus riquezas, más pensaba en fiestas y derroches que en los ingenios de azúcar. El viejo Conde, cansado de las frecuentes reprimendas a su hijo, le lanzó un reto; "Hijo, túnunca irás lejos, ni harás Casa de Azulejos", queriendo decirle a su hijo que era un bueno para nada.
Al joven le hizo mella lo de los azulejos y poco a poco cambió de vida, prometiendo reedificar la casa que su padre tenía por imposible. El joven Conde cumplió lo ofrecido y reedificó aquel "Palacio Azul" revistiéndolo de azulejos, para convertirlo en la hoy famosa "Casa de los Azulejos."
Muchasotras anécdotas y leyendas se cuentan sobre este monumento colonial, como aquella que dice que el 18 de octubre de 1731, la Condesa del Valle de Orizaba, Doña Graciana de Vivero y Peredo, muy debota del Cristo de los Desagravios; una escultura labrada en tamaño natural pero de autor de origen desconocido, la pidió prestada al Convento de San Francisco y la hizo llevar a su casa para colocarla en lasala principal.
El 7 de noviembre siguiente, como a las 9:00 de la noche, la Ciudad fue sacudida por un fuerte terremoto. Don José Suárez, hijo de la Condesa, recorrió la casa para darse cuenta de los daños causados por el terremoto y al pasar por la sala donde se encontraba el Cristo, se acercó devotamente a besar la llaga del costado y notó que estaba húmeda, levantó los ojos para ver el rostrodel Cristo y lo advirtió totalmente demudado, recordando que antes tenía el semblante de un hombre vivo y llenas las mejillas.
Cubierto de un sagrado temor, dio cuenta del suceso a su madre la Condesa y varias otras personas, quienes dieron fe del milagro. Sacerdotes, médicos, pintores y escultores fueron testigos de este acontecimiento y manifestaron tratarse de un hecho sobrenatural.
Cuéntase¡amblen que en alguna ocasión, la calle de la Condesa fue escenario de un incidente que hoy calificaríamos de cursi: un día, dos nobles entraron por la estrecha calle, pero por polos opuestos, y sus carruajes se encontraron a la mitad; como ninguno podía pasar al mismo tiempo y ninguno quería hacerse atrás para ceder el paso al otro, permanecieron cada quien en su carruaje, cara a cara, durante...
tracking img