Religión y el sentido de la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1943 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA RELIGION Y EL SENTIDO DE LA VIDA.

“El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber para qué se vive.” (Dostoievski)

“A excepción del hombre, ningún ser se maravilla de su propia existencia.”
(Arthur Schopenhauer)

“No os espante la muerte; o extermina o transforma vuestra existencia.” (Séneca)

“Estoy satisfecho con el misterio de la eternidad de la vida ycon el conocimiento, el sentido, de la maravillosa estructura de la existencia. Con el humilde intento de comprender aunque más no sea una porción diminuta de la Razón que se manifiesta en la naturaleza.”
(Albert Einstein)

Es evidente que la pregunta acerca de cuál es el sentido de la vida es una constante a lo largo de toda la historia del hombre. Sin embargo, en 40.000 años de existenciahumana no hemos obtenido sino especulaciones, hipótesis, reflexiones…, quizás sea porque ni siquiera podemos comprender realmente qué es la vida; la vida no se puede entender, sino que la vida se hace inteligible solamente desde sí misma.

Asimismo, la palabra sentido puede entenderse de distintos modos: como fundamento (¿qué fundamenta mi vida?, ¿por qué vivimos?); como finalidad (¿haciadónde nos dirigimos?, ¿para qué vivimos?); o como valor (¿realmente merece la pena vivir?).
En definitiva, plantearse el sentido es preguntarse de qué sirve vivir una vida humana siendo consciente de ello y afrontando el problema crucial de la temporalidad y la muerte.
Las posibles respuestas que se han dado se pueden agrupar en distintas posturas: en un extremo están los nihilistas, que niegan quela vida tenga sentido. Da igual lo que hagas porque siempre termina de la misma manera: con la muerte; las concepciones vitalistas exaltan el hecho mismo de vivir y la expansión de la vitalidad; las visiones inmanentistas entienden que la vida tiene sentido, y que consiste en la realización del individuo; y por último, las posturas transcendentes son aquellas que entienden que la realizaciónplena del ser humano excede los límites de la historia. La verdad y la virtud del hombre sobrepasan el horizonte de la historia humana, habiendo por tanto una esfera superior a ésta. Éstas son las concepciones antropológicas de las religiones, que fueron la primera respuesta del hombre al problema del sentido de la vida.

La religión no es resultado de una convención entre hombres, sino que es algoinherente a la naturaleza humana: el hombre es un animal religioso. Pero el comportamiento religioso del hombre, entendido en su base antropológica, va mucho más allá del marco de las religiones que profesa. Yo creo que siempre hay momentos en los que todas las personas, cristianos o budistas, creyentes o ateos, necesitamos un dios, algo en lo que refugiarnos, algo donde buscar respuestas,consejos, redenciones. La figura de un dios, de un ser superior, de un espíritu absoluto, surge con el hombre, con la mente humana. La religión es posible, y necesaria, debido a la capacidad exclusiva del hombre de cuestionarse las cosas, de preguntarse un por qué, un para qué.
Pero, a mi parecer, ha de haber algo anterior a esas preguntas que las motive, algo que nos encienda la curiosidad. Y ese algoconsiste en que sentimos una profunda admiración por el mundo, por la vida. Una vehemencia aun por cualquier pormenor, que nos lleva a la exclamación de cómo se ha llegado hasta aquí, de cómo puede ser esto que experimento ahora mismo. Nos maravilla nuestra propia existencia.
Y esa fascinación que nos causa el hecho mismo de ser, de existir, de vivir, de sentir, está arraigada profundamente ennosotros, con una presencia latente en todo momento. Incluso cualquier trivialidad que hacemos o pensamos nos hace caer en la cuenta de lo extremadamente compleja y abstrusa que es la existencia.
Sin embargo, la respuesta a esas preguntas no tiene cabida en nuestra mente. Supera la realidad humana en todas sus dimensiones. Esas preguntas son producto de la mente humana, pero, paradójicamente,...
tracking img