Resident evil : la ciudad de los muertos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1322 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La ciudad de los muertos

La ciudad de los muertos es un libro que encontramos recientemente, mi hermana y yo, en una tienda de abarrotes, y con un poco de dinero adquirí tres tomos de una serie de colección de Editorial Timunmas. Es una editorial española.
Quiero dejar algo de este libro, a mi opinion no lo creo el mejor de los escritores ni tampoco el mejor de los libros. La siento que estámás enfocada a los jugadores de Resident Evil, y si no estás familiarizado o de a plano, no tienes imaginación, este libro te será aburrido y tedioso.
En resumen, es un excelente libro solo para conocedores de Resident Evil y para nuestra desgracia, esta 'españolado'; si esto no es tedioso para tí, te lo recomiendo, lo puedes encontrar en 120.00 pesos.

"-¡Leon!
¡Esta viva!
Se plantó delantede la puerta abierta con la magnum en alto y la herida abierta y sangrando... y vio a Ada al otro lado de un lago de mugre, cajas y maderos rotos que flotaban sobre y turbulento líquido.
Estaba de pie sobre una pequeña plataforma de cemento que sobresalía, detrás de una escalera, con su beretta apuntando hacia las agitadas aguas estancadas en el lugar.
-Ada, ¿qué...?
Blaaaafff
Un gigantescosurtidor salió disparado del pequeño lago y lo arrojó de espaldas hacia el pasillo de nuevo. Ocurrió tan deprisa que no llegó a verlo hasta que se encontró por los aires, y su mente absorbió la imagen justo cuando aterrizaba en el suelo. Cayó sobre su hombro herido y lanzó un grito, provocado tanto por el fuerte dolor como por lo que había visto.
Un cocodrilo...
Leon se puso de pie y comenzó aalejarse tambaléandose antes de saber ni siquiera si podría levantarse. El gigantesco lagarto, un cocodrilo de diez metros como mínimo, aparecio en el pasillo a su espalda lanzando un tremendo un tremendo rugido. Las superficies temblaron cuando el enorme reptil salió de la guarida que lo albergaba, y su cuerpo arrojo litros de agua además de la que resbalaba por sus fauces abiertas repletas dedientes.
Una boca tan grande como yo; no, más grande...
León empezó a correr, sin sentir ya dolor alguno, con el corazón latiéndole a toda velocidad debido al pánico puramente animal que sentía. Iba a devorarlo, iba a masticarlo hasta convertirlo en un millar de trozos sanguinolientos y aullantes...
Y la bestia rugió de nuevo, un aullido bronco que la hizo temblar los huesos, que le provocó lanecesidad de expulsar sudor por todos y cada uno de los temblorosos poros de su cuerpo.
Leon miró atrás y se dio cuenta de que era mucho, mucho más veloz que el monstruoso lagarto. Todavía estaba subiendo por la puerta de carga, con unas piernas redondas como troncos: su grueso cuerpo era demasiado grande para permitirle desplazarse con rapidez.
Leon cambió de arma en mitad de su terror, y su heridaaulló de dolor cuando metió un cartucho en la recámara de la escopeta con el sistema de carga manual. Caminó de espaldas con cierto bamboleo y, cuando llegó a una esquina, se situó detrás de ella y descargó los cinco cartuchos con toda la rapidez que pudo cargarlos en la recámara. Los pesados proyectiles atravesaron el grotesco morro de la horrible parodia de cocodrilo.
El monstruo rugió,agitando la cabeza de un lado a otro, y la sangre surgió, a raudales de su sonriente cara, pero, aun así, siguió avanzando, arrastrando tras de sí su cola blindada desde el estanque de agua fétida.
No es suficiente. No es suficiente potencia de fuego.
Leon se dió vuelta y echó a correr de nuevo, horrorizadoante el hecho de tener que retirarse, temeroso de lo que podría pasarle a Ada si dejaba elcocodrilo atrás, pero sabiendo que haría falta cincuenta descargas como aquélla para detenerlo. Eso, o una explosión nuclear...
¿Por qué demonios me entretengo en pensar? Lo que tengo que hacer es salir de aquí y después pensar en algo. Aguanta, Ada.
Los atronadores pasos del gigante resonaron en sus oídos mientras pasaba de largo al lado de las cajas, de los cilindros de metal...
Y entonces dejo...
tracking img