Resumen De Una Estación De Amor De Horacio Quiroga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 7 (1606 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 21 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una estación de amor.
Primavera
La historia comienza un día martes, en un Carnaval y en Concordia. Nébel estaba en el Carnaval de Concordia, ni bien ingresó en el Carnaval miro al carruaje que estaba enfrente a él y vió a una hermosa chica, Lidia, a su madre y a un hombre que no conocía. Preguntó a sus amigos quién era ese hombre, y ellos le dijeron que era el doctor Arrizabalaga y que la chicaque le gustaba era sobrina del doctor.
Nébel fijo entonces sus ojos en la hermosa muchacha de 14 años. Era hermosísima y Nébel quedó deslumbrado por su belleza. Cuando Nébel miraba a Lidia, ella de vez en cuando tambien le sonreía al muchacho. Luego el doctor Arrizabalaga y la madre de Lidia también le sonrieron a Nébel.
Al día siguiente el corso se reanudaba, pero esta vez era de noche y conbatalla de flores. La madre de Lidia y Arrizabalaga se reían, volviendo la cabeza a menudo y la muchacha no podía despegar los ojos de Nébel. Nébel aprovechó el momento y le dio un ramo de flores a Lidia. Ella también buscó un ramo de flores para darle a Nébel pero no encontró ninguno, sus acompañantes se reían. Entonces la madre le dio un ramo para el muchacho. Justo el carruaje arrancó y cuandoNébel se dio cuenta corrió hacia la ventanilla de la preciosa muchacha quién le entregó el ramo de flores a Nébel.
Nébel había venido hace tres días de Buenos Aires. Había permanecido en Bs. As. siete años y lo que conocía de Concordia era mínimo. Debía quedarse sólo quince día allí y luego volver a su ciudad natal. Lidia se iba al día siguiente a Montevideo. Por lo menos iría con ella hasta BuenosAires.
Nébel y Lidia viajaron juntos hasta Buenos Aires, en el cual Nébel llegó a un alto nivel de romanticismo que podía tener a los dieciocho años. Luego, ya en Buenos Aires, la despedida fue breve. Nébel se alejaba despacio por el muelle y Lidia, ya sobre la borda del barco, lo seguía con los ojos.
Verano
El 13 de junio Nébel volvió a Concordia, y aunque él sabía que Lidia estaba allí, pasóuna semana sin inquietarse. El primer domingo, luego de salir de misa, Nébel esperó en la esquina a que saliera Lidia y su madre. Pero Lidia y su madre pasaron con la mirada fija y fría mirando delante. Un amigo de Nébel le dijo a Nébel que ya no se acordaba de él, pero Nébel le respondió: ¡No Mucho!. Pero al llegar a su casa, Nébel, lloró a sí mismo su desgracia. Luego de un tiempo corto penso:¿Quizá no me vió?. Entonces levantó la cabeza y su rostro se llenó de ánimo.
A las tres de la tarde fue a casa del doctor Arrizabalaga con una idea en mente, diría cualquier excusa con tal de ver a Lidia de nuevo. Cuando sonó el timbre lo atendió la madre y lo hizo entrar. Se pusieron a hablar y entonces entró Lidia en la sala. En ese momento la madre de Lidia le preguntó si podía ir todos lolunes y él le pidió de ir también lo viernes, la madre aceptó. Mientras Lidia y Nébel no podían dejar de mirarse y volvieron a estar juntos.
Durante dos meses, Nébel y Lidia, se adoraron y cada momento que se separaban el uno del otro se extrañaban. Nébel dejando de lado su estudio, su carrera y todas las demás cosas, en lo único que pensaba era en casarse con Lidia y ser feliz.
Cuando Nébel lecontó a su padre lo que tenía en mente su padre lo reprochó totalmente y se opuso a la boda. Y le preguntó un montón de cosas que ofendían el honor de la familia de Lidia: ¿Quién es ella? ¿De qué vive? ¿Conoces a alguien que conozca bien la vida de tu novia? ¿Sabes que la madre de Lidia ha sido la querida del doctor Arrizabalaga? ¿Quién sostiene la casa de Montevideo?.
Él averiguó que efectivamente lamadre de Lidia había sido la amante del doctor Arrizabalaga, mientras vivía su marido. Y también que el doctor mantenía la casa como agradecimiento a su ex amante.
La madre de Lidia abusaba de la morfina por angustiosa necesidad y por elegancia. Tenía treinta y siete años; Vestía como la hija, lo que era su arma de seducción. Cada vez que tomaba morfina sus ojos se empañaban.
Nébel...
tracking img