Resumen del libro cronicas de una muerte anunciada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5904 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capitulo I.

El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo Había dormido poco y mal, sin quitarse la ropa, y despertó con dolor de cabeza y con un sedimento de estribo de cobre en el paladar y los interpretó como estragos naturales de la parranda de bodas que se había prolongado hasta después de la media noche.Se puso un pantalón y una camisa de lino blanco, ambas piezas sin almidón, iguales a las que se había puesto el día anterior para la boda. Era un atuendo de ocasión.

De no haber sido por la llegada del obispo se habría puesto el vestido de caqui y las botas de montar con que se iba los lunes a El Divino Rostro, la hacienda de ganado que heredó de su padre y que él administraba, tenia unaextensa colección de armas , Santiago dormía como durmió su padre con el arma escondida dentro de la funda de la almohada.

Aquella mañana Placida observo a su hijo desde una hamaca y pensó lo que su hijo había heredado de ella el instinto y de su difunto padre el dominio de las armas de fuego, el amor por los caballos y la maestranza de las aves de presas pero también el valor y la prudencia.Hablaban en árabe entre ellos, pero no delante de Plácida para que no se sintiera excluida

La muerte de su padre lo había forzado a abandonar los estudios al término de la escuela secundaria, para hacerse cargo de la hacienda familiar. Por sus méritos propios, Santiago era alegre y pacífico, y de corazón fácil .

El día en que lo iban a matar, su madre creyó que él se había equivocado defecha cuando lo vio vestido de blanco. Pero él le explicó que se había vestido de pontifical por si tenía ocasión de besarle el anillo al obispo. Ella no le dio importancia
Santiago se despidió de su madre y salió del cuarto y entró en la cocina donde estaba Victoria, la cocinera, cocinando el almuerzo. Santiago se sentó en la mesa y Divina, hija de Victoria le sirvió un tazón de café con un chorrode alcohol como todos los lunes para poder sobrellevar el día, Santiago mastico dos aspirinas y se quedó mirando a Divina y en ese momento Victoria se giró y le ordenó que la dejara. Victoria fue seducida por Ibrahim durante su adolescencia, Divina fue producto de un matrimonio resiente, ella no quería que le ocurriera lo mismo a su hija. Victoria aún guardaba rencor a Ibrahim.
Victoria yDivina sabían perfectamente que iban a asesinar a Santiago, ellas sabían los motivos y el lugar donde lo estaban esperando. Victoria no dijo nada porque en el fondo quería que lo mataran.
Al poco tiempo después de terminar su desayuno Santiago se dirigió a la puerta principal, la cual le abrió Divina y no cerró el cerrojo con la esperanza que se pudiera reguardar de sus asesinos. Alguien que nuncafue identificado había metido por debajo de la puerta un papel dentro de un sobre, en el cual le avisaban a Santiago que lo estaban esperando para matarlo, y le revelaban además el lugar y
los motivos, y otros detalles muy precisos de la confabulación. El mensaje estaba en el suelo cuando Santiago salió de su casa, pero él no lo vio, ni lo vio Divina ni lo vio nadie hasta mucho después de que loasesinaran.
Cuando Santiago salió de su casa, varias personas corrían hacia el puerto, el único lugar abierto en la plaza era una tienda de Clotilde a un costado de la iglesia, donde estaban los dos hombres que lo esperaban para matarlo.
Clotilde si que vio a Santiago cuando salió de su casa pero se reprimió para no despertar a los hombres.
Eran gemelos: Pedro y Pablo Vicario, tenían 24años y se parecían tanto que costaba trabajo distinguirlos. Todavía llevaban la ropa que usaron en la boda, parecían sonámbulos desvelados por tantas horas de fiesta, se habían dormido después de tres horas de espera, para ellos era el primer sueño desde hacia tres días.
Se despertaron con el ruido de la bocina del buque y cuando vieron a Santiago saltaron de la silla, pero en aquel momento...
tracking img