Resumen del libro" el alma de la toga"

EL ALMA DE LA TOGA.
QUIÉN ES EL ABOGADO
Nuestro titulo universitario no es de “abogado”, sino de “licenciado en derecho, que autoriza para ejercer la profesión de abogado”.
La formación cultural es absolutamente distinta de la profesional. En las profesiones la ciencia es solo un ingrediente mas; ya que junto a el operan la conciencia, el ámbito, la educación, el engranaje de la vida, el ojoclínico, etc; los cuales integran a un hombre, que por su oficios se va a distinguir de los demás.
El asesoramiento y la defensa, van dejando en el juicio y en el proceder unas modalidades que imprimen carácter. Es por esto que se dice que el olvido de la conveniencia y de la comodidad personales se anteponen al interés de quien a nosotros se confía.
Ya que nuestra misión se expresa por medio delarte; depende mucho de el fomento de la paciencia sin mansedumbre para con el cliente, el respeto sin humillación para con el tribunal, de la cordialidad sin extremos amistosos para con los compañeros, de la firmeza sin amor propio para el pensamiento de uno, de la consideración sin debilidades para el de los demás.
En el abogado la rectitud de la conciencia es mil veces más importante que el tesorode los conocimientos. Los abogados se hacen, no con el titulo de licenciado, sino con las disposiciones psicológicas, adquiridas a lo largo de la vida.
En conclusión el abogado es el que ejerce permanentemente la abogacía. Los demás serán licenciados en Derecho, muy estimables, muy respetables, muy considerables; pero desafortunadamente solo licenciados en Derecho y nada más.

LA FUERZAINTERIOR.
La fuerza que en si mismo no se halle no la encontraremos en ninguna otra parte. Esto significa que no debemos esperar nada de la demás gente, ni de otras cosas, no depender de nada mas que de nuestros propios recursos para salir adelante.
Nuestro sentido de juzgar, no debe depender de autores o de jurisprudencias, ya que “la palabra cordial nos induce a perder el sentido propio a puro recabarlos ajenos”.
Cuando nos detenemos a escuchas las opiniones y perjuicios de los demás entonces estamos perdidos, ya que empezamos a dejar de confiar y creer en nuestro propio juicio y a desconfiar en nuestra moral; al final lo único que obtendremos es que ya no sabremos lo que es ética ni donde reside el sentido común.
En cuanto estas injusticias nos preocupen, perderemos la brújula para loporvenir y nos rendiremos por una sensación de asco ante tantas injusticias.
Es por esto que la forma de conducirnos es responsabilidad nuestra; y nuestras también han de ser de modo exclusivo la resolución y la actuación.
El orgullo es una faceta de la dignidad, a diferencia de la vanidad, que es una formula de la estupidez.
En la abogacía actua el alma sola, porque cuando se hace asi es una obra deconciencia. En nuestro ser, se encuentra la fuerza de las convicciones, la definición de Lajusticia, el aliento para sostenerla, el noble estimulo para anteponerla al interés propio, el sentimiento para templar las armas del combate. En las batallas nada es mas irritante que la injusticia; pero debemos controlar la ira, ya que el enojo experimentado en un asunto, influye en otros cien casos.
Enconclusión, el abogado tiene que comprobar a cada minuto si se encuentra asistido de aquella fuerza interior que ha de hacerle superior al medio ambiente; y en cuanto la asalten dudas, en este punto debe cambiar de oficio.

LA SENSACIÓN DE LA JUSTICIA.
Tradicionalmente, las fuentes de la responsabilidad no eran otras sino la acción y la omisión. Pero al llegar las leyes de los acciodentes detrabajo aparece una nueva fuente: el hecho de ser patrono.
La organización política centralista, las conquistas científicas y hombres que abogaron en contra de la pena de muerte; ahorcan y fusilan. El derecho no establece la realidad, sino que la sirve. Lo que postula que lo que al abogado le importa no es saber el Derecho, sino conocer la vida. El derecho positivo esta en los libros. Se busca, se...
tracking img