Resumen Del Ramayana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2887 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de agosto de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hubo, en una época remota, una raza de terribles demonios, gobernados por un rey de diez cabezas que residía en la isla de Lanká. Estos seres, dedicados al mal, no conformes con haber invadido poco a poco el mundo, amenazaron a los divinos habitantes del cielo.
Pero los dioses compusieron un brebaje y ordenaron a Dazaratha, rey de Ayodhya, que lo hiciera beber a sus mujeres, de las cuales tuvocuatro hijos: Rama, Bharata, Lakshmana y Zatrughna. El dios Vishnú, resuelto a sacrificarse por el bienestar de los dioses y de los hombres, encarnó en el príncipe Rama, quien debería ignorar su origen divino hasta no cumplir su misión.
El viejo rey Dazaratha, admirado por la sabiduría de Rama, se dispuso a compartir con él su gobierno, cuando desposase a la princesa del país de Videha, llamadaSita; pero una de las mujeres del rey, la madre de Bharata, quiso evitar que Rama ocupase el trono de su padre, para lo cual compareció ante el rey y le dijo:
“Recuerdo, oh Dazaratha, tu promesa de concederme el primer favor que te pida, porque deseo en el corazón la prosperidad de mi hijo Bharata. Quiero que compartas tu reino con él y destierres a Rama durante catorce años.”
El rey se resistióal cruel deseo de su mujer; pero como no podía dejar sin cumplimiento su promesa, con el alma llena de angustia ordenó el destierro de Rama. El divino príncipe, respetuoso, obediente de la voluntad de su padre, se retiró a los bosques en compañía de la amante Sita y de su devoto hermano Lakshmana.
Poco tiempo después, el gran monarca dispuso una cacería, y en ella dio muerte, por desgracia, alhijo de un anacoreta ciego. Delirante de dolor, el anciano maldijo al rey y le auguró una desdicha; de modo que Dazaratha, bajo la influencia de la maldición y con el alma perturbada por el alejamiento del príncipe predilecto, sentía acercarse el fin de su gloria. Un día, al despertar la reina Kosalya, se dio cuenta de que su esposo ya no era sino un cuerpo inanimado; la noticia se supo de pronto entodo el reino, la gente prorrumpió en dolorosos gemidos, y después de los funerales el palacio quedó abandonado como una cueva por el león.
Entonces Bharata, hijo virtuoso de una madre injusta, quiso dar la corona a Rama, porque era una ley constante del país la siguiente: “Mientras el primogénito exista, el segundo hijo no tiene derecho a la corona”. Así que, acompañado por las reinas, lossacerdotes, los consejeros y los soldados, Bharata salió en busca de Rama.
Cuando hubo pasado el río Ganges, su guía dijo:
“A partir de aquí debes ir hacia la selva, a buscar la confluencia de los ríos, donde hay mil variadas clases de pájaros. Harás alto en ese lugar, y en seguida dirigirás la marcha al retiro del ermitaño Bharadwaja, situado al oriente del bosque”.
Así lo hizo Bharata, y cuandodescubrió a cierta distancia la choza del ermitaño, mandó detener el ejército para seguir el camino acompañado solamente por el. gran sacerdote, cuyos pasos seguía con humildad.
Apenas Bharadwaja, el ermitaño de las grandes maceraciones, advirtió la presencia de Bharata, se puso en pie precipitadamente.
“Permíteme que te ofrezca —dijo— los refrescos que deben darse a un huésped; pero quiero,además, dar un banquete al ejército que te sigue, porque me será muy grato pensar, oh noble príncipe, que has recibido de mí una buena acogida.”
Entonces Bharadwaja entró al recinto del fuego sagrado para purificarse. Y como necesitaba disponer de todo aquello que la hospitalidad demanda, invocó al celeste genio Vizvakarma, a quien dijo estas palabras:
“Quiero dar un banquete a mis huéspedes. Haz,pues, que corran por aquí todos los ríos de la tierra y del cielo; que entren por el Oriente y salgan por el Occidente; que unos sean de licor, otros contengan vino en vez de agua, y que corra en otros una onda fresca y dulce, semejante por el sabor al jugo que se extrae de la caña del azúcar.”
La tierra se allanó en una distancia inmensa y fue cubierta de tierno césped; aparecieron allí...
tracking img