Resumen hija de rico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2154 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
HIJA DE RICOS
 
Solita está en cuclillas junto al montón de pedregullo que han traído esta mañana, llegado en sacos desde una playa lejana y que se destina a los caminillos del nuevo jardín. Montón blanco-gris-rosa de conchuelas y caracoles en que se rezaga un acre olor salobre, en que partículas salitrosas fulguran y se rompen en inesperados iris, en que restos de algas viborean sombrasamenazadoras y trozos de rocosidades hablan de bravas marejadas y su sistemática perseverancia. Las manas de la niña mueven y remueven y en la quietud de la siesta hay un mínimo constante rumor, algo como un frote de brisa en ramajes otoñales. La niña mueve y remueve en la búsqueda de caracoles enteros, en que ni la zarpa del mar ni el afán del hombre hayan destruido su bella arquitectura.
La casareposa en silencio. Papá está en el norte. Mamá duerme. La Mademoiselle escribe cartas. La servidumbre sabe que a esa hora no hay que hacer ruido alguno. Solita goza de su recreo, de hacer lo que quiere al albur de su fantasía. El "Togo" la vigila, cabeceando, bostezando, resuelto a no perderla de vista, porque a veces sucede que se deja vencer por el sueño y Solita le juega la mala pasada dedesaparecer tan sigilosamente como un felino, más que el gato; de desaparecer y esconderse, y aunque el "Togo" tiene el olfato de su raza, como la casa toda está llena de la presencia de Solita, las pistas se entreveran y es trabajo grande hallarla en el más inesperado sitio. Y además está el gato. Este "Don Genaro" que no tiene decoro y duerme en toda ocasión, seguro de que siempre podrá oír lo queSolita hace, despertar cuando debe despertar, seguirla ajustando su paso al de ella y hasta acompañarla en sus subidas a los cercos, a los tejados y a los árboles. Cierto es que su desquite está en las salidas a la calle o al campo, sea a pie, a caballo o en coche. En que "él", el "Togo", acompaña a Solita y el gato se queda en casa: Pero también es cierto que a "Don Genaro" este hecho parece noimportarle, o, si le importa, lo disimula en el más profundo sueño. Por estos motivos el "Togo" vigila, cabecea y bosteza.
Solita ha hecho un montón, un pequeño montón con el pedregullo ya revisado. No es muy grande en comparación con el otro. Y menos grande es aún aquel que reúne sus encuentros. Apenas un puñado de caracoles. Claro es que son preciosos. Los hay blancos, de un material espeso queparece mármol. Otros son grises, estriados de grises más finos que lindan al celeste. Alguno, diminuto, remeda el dorso en arco zigzagueante de un esqueleto de monstruo antediluviano. Aquellos, obscuros, brillan como lacas y tienen dentro un tierno rosa. En éste el rosa se hace rubor de coral, y éste, el más perfecto, muestra el nácar que pudo anidar una perla. Solita los mira, les sonríe hechizada.Pero la "verdad verdad" es que está cansada de la búsqueda, de la posición incómoda, del sol que se le pega a la espalda y de la porfiada mecha que nunca estará donde debe estar, sobre la cabeza, sino que se empeña en caerle por la frente hasta los ojos. ¡Claro! Si en vez de tanta melena y crespos y cintajos le cortaran el pelo como a un chico...
Suspira. Echa la cabeza atrás, pero la mecha sigueincomodándola. La peina con los dedos. Pero interrumpe el gesto y mira la mano que está sucia. La huele. Arruga la nariz. ¡Bueno! Necesitará mucho jabón y cepillo para que el feo olor desaparezca. Menos mal que papá no está. Claro es que mamá con sus jaquecas y su aversión a los olores, sean buenos o, malos... Deberá tener prudencia. Pero la mecha... Levanta el brazo y trata de alisarla con lamanga.
Tiene entonces la sensación de que la están mirando. Siente, casi palpable, que una mirada la observa.
Paulatinamente sus movimientos se hacen lentos hasta quedar inmóvil, agachada la cabeza, la mecha, de nuevo por la frente, las manos inertes sobre el pedregullo. Por entre el pelo, cautelosamente, busca los ojos que la miran.
La puerta chica del jardín tiene un ventano con postigo que...
tracking img