Resumenes de diversos libros sobre historia de la música mexicana en el siglo xix y principios del xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7534 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Producción Musical Mexicana en el Siglo XIX

1. Una controversia teórica en 1819.
A finales del mes de agosto del año 1819, un músico del Valladolid michoacano, probablemente maestro de capilla u organista, como el insigne Elízaga, remite al Noticioso General un cuestionario referente a algunos problemas teóricos, “Que se proponen, para su solución, a los sabios músicos de la CorteMexicana”. Lo que nos interesa todavía de esta controversia es el hecho de que refleja algunos aspectos muy interesantes de la práctica musical en México inmediatamente antes de la independencia. Transcurrió un mes hasta que la cuestión fue contestada por un grupo de músicos que firmaron con el seudónimo de “Los Sapientísimos Euterpianos”; pocos días después, un tal Ogadel emitió su opinión con tantapompa erudita como condescendencia altanera, y fue secundado, unos quince días más tarde, por “El intruso e imparcial Aduan”. Concluyó esta controversia con los cuatro axiomas que opuso J.M. Elízaga a las cuatro preguntas iniciales.
Los términos confusos en los cuales se plantearon los diferentes problemas abordados, nos revelan que, a principios de siglo, las tradiciones prácticas musicales yaestaban en plena decadencia sin que hubieran sido substituidas, consciente y definitivamente por los modernos conceptos estéticos.
Las dos primeras preguntas se refieren al compás. Mientras que el músico de Valladolid, desde su soledad provinciana, reproduce las eternas dudas sobre la interpretación rítmica del canto eclesiástico, todos sus colegas metropolitanos coinciden en rechazar elplanteamiento de este problema como absurdo, lo cual demuestra que ya entonces estaban familiarizados con los principales resultados del estilo musical dieciochista.
Mientras que para los Euterpianos, la “cuadratura” rítmica del estilo clásico es un fenómeno tan corriente que el problema del “legítimo compás”, o, como decimos desde Riemann, del fraseo, les es ininteligible, Elízaga, al menos, no deja depercatarse de que constituye un problema importante para el intérprete; la diferenciación que hace entre ritmo y medida, sitúa al maestro moreliano en un nivel muy superior a los teóricos precedentes. Además, Elízaga es el único de todos ellos que se preocupa en serio por contestar las preguntas hechas, sin falsos aires de superioridad u ostentación erudita. Esto se nota también en sucontestación a la tercera pregunta, en la cual repercute la teoría de los afectos humanos, tan corriente durante la época del Racionalismo, mientras que, en cuanto a la cuarta, no logra aclarar el problema.
Las contestaciones a la tercera pregunta son muy significativas: nuevamente coinciden, en general, los maestros de la metrópoli en la apreciación incipiente del factor emotivo, como fuerza motriz de lainspiración musical, aunque se entremezcla con los vestigios de la antigua doctrina racionalista de la correspondencia exacta, automática, entre causa y efecto.
Esta controversia es un síntoma tangible de que el predominio absoluto de la Iglesia en la vida musical mexicana iba a terminar simultáneamente con el fin de la época colonial. Cuando surgen las dudas, y con ellas las discusiones en torno alos sistemas autocráticos, significa que la hora de su desaparición ha llegado. A pesar del cerco de hierro, que debía aislar a las colonias españolas de todo contacto con el mundo moderno, las nuevas ideas se infiltraron y realizaron su labor “disolvente”. El declive del poderío eclesiástico no se contuvo. Como en la antigua Grecia, según Platón, cualquier modificación en los sistemas musicalesdebiera arrastrar consigo un cambio de Estado, y cualquier insignificante desviación de las prácticas tradicionales podría debilitar o destruir su poder mágico inherente, así también, a la inversa, la decadencia en la liturgia musical de la iglesia refleja el debilitamiento de su fuerza social y política. En menos de medio siglo, a partir de entonces, el carácter de la música eclesiástica se...
tracking img