Resumenes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1455 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Resumen de 17 ingleses envenenados.
Trata sobre los eventos que tuvo que vivir la señora Prudencia Linero al tratar de cumplir una penitencia que se ella misma se propuso al momento de morir su esposo, en realidad para ella no era una penitencia sino un aliciente para su dolor ya que la tristeza que la embargaba era tremenda y creía que lo único que lo podía consolar era ir a Roma a conocer alSumo Pontífice Papa.
Para esto viajo en un transatlántico desde su pueblo natal de Riohacha – Argentina hasta la Nápoles de Italia, en esta ciudad la recibiría el Cónsul de Nápoles quien era amigo de su hijo mayor, sin embargo, al llegar al puerto éste nunca apareció, por lo que el primer oficial del barco le recomendó que pasara la noche en un hotel cercano y que mañana vaya a las oficinas delcónsul puesto que ese día se encontraban cerradas por ser domingo.
Así pues un taxista recomendado por el primer oficial la condujo a un edificio de nueve pisos, y en cada uno de ellos funcionaba una hotel diferente, entonces un maletero la condujo hasta el tercer piso donde se encontraba un adolecente lánguido tras el mostrador, en primera instancia le pareció adecuado el lugar a la señoraPrudencia Linero, pero luego se percató de la presencia de diecisiete ingleses que la incomodaron un poco por lo que le insistió al muchacho que la llevara a otro piso, a pesar que este insistiera que aquel hotel era el mejor puesto que tenía comedor propio. Así llegó al quinto piso donde la recibió una matrona y ahí decidió quedarse, para ella era suficiente ya que sólo pensaba pasar una noche para aldía siguiente encontrarse con el Cónsul de Nápoles quien la ayudaría a continuar con su viaje hasta Roma.
Una vez en su habitación se sintió más tranquila, ella estaba muy nerviosa puesto que casi nunca salía de su casa, peor aún en una travesía tan larga, la verdad en ese momento del viaje se sentía aterrada y lo único que le importaba era llegar lo más pronto a Roma y luego regresar a su pueblonatal.
En la noche salió a comer a una fonda que tenía un convenio con el hotel, allí conoció a un cura de origen yugoslavo con quien tuvo facilidad de comunicarse puesto que él había sido misionero en Bolivia, por lo que hablaba un castellano aceptable. Aprovechó para contarle de su penitencia, pero no quiso probar bocado alguno puesto que lo único que servían eran unos pajaritos cantores loscuales se criaban en jaulas en las casas de Riohacha, esta situación se debía a que recién se terminaba una guerra y no había mucho que comer.
Al regresar al hotel encontró algunas ambulancias a la entrada del hotel, alcanzó a divisar que se llevaban a los ingleses que había visto en la tarde en el tercer piso del edificio, era una escena de horror diecisiete ingleses se habían muerto envenenadospor una sopa de ostras. La señora Prudencia Linero se sintió aún más asustada e intranquila en aquel país extranjero, por lo que se encerró en su cuarto y rezó diecisiete rosarios por el eterno descanso de los diecisiete ingleses envenenados.

   La ventana
Él dijo, en una carta, que aquella noche regresaría... y aquella noche, ella estaba esperándolo. Sentada en una banca de la salita, de ratoen rato, desde la ventana, hacía subir una mirada por la cuesta...hasta la Osa Mayor. Las casas, enfrente, blanqueadas con cal de luna, estaban arrugadas de puro viejas. A veces, las luciérnagas trazaban líneas con tinta luminosa. El viento venía sobre los potreros cortando aromas de santa lucías, y entraba una fragante por la ventana... igual que el gato de la casa. Del filtro de piedra caían lasgotas en una tinaja acústica. Caía una gota y salía una nota... Caía una gota y salía una nota...Sobre los tinamastes del fogón, el agua del caldero cantaba como nunca. Un San Antonio guatemalteco, se había puesto negro de tanto tragar humo de culitos de candela. La llama sobre el pabilo daba saltos sin caerse. Era un duendecillo de fuego... Pero al fin, un gatazo de viento se metió por la...
tracking img