Reviviendo nuestros sueños

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1651 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
REVIVIENDO NUESTROS SUEÑOS
VOLVAMOS A SOÑAR NUESTROS SUEÑOS ORIGINALES
Reflexión Personal
* ¿Qué me impulso a entrar por este camino?
* ¿Qué personas me estimularon o iluminaron en mi caminar?
* ¿Qué acontecimientos o situaciones me estimularon o empujaron durante el caminar? Recuerde (volver a pasar por el corazón) y narre el momento inicial de su camino.

“Los Bandidos delCamino”
Texto de reflexión: Los Padres del desierto descubrieron que este estrecho camino que conduce al corazón se abre paso entre los asaltos que vienen de seis direcciones distintas: “por arriba están, la autosuficiencia y el orgullos; por abajo la desesperación y la ignorancia; por la derecha, la intolerancia y el desprecio de las cosas; por la izquierda, el deseo incontrolado; en el interior, lainercia; y en el exterior, la temeridad y la actividad excesiva”. Vamos a detenernos en cada uno de estos seis bandidos, recorriéndolos en sentido contrario; iremos así, de los más inocuos a los más temibles.

Por el Exterior, la temeridad y la actividad excesiva: Este primer asalto se presenta desdoblado en dos: por un lado, como una falta de discernimiento, debido al exceso de entusiasmo; porotro lado, también una falta de discernimiento, debido al exceso de ruido y de entusiasmo: las dos primeras trampas que obstaculizan el camino del corazón y hacia el corazón. El exceso de ruido no proviene de la actividad, sino del activismo, es decir, de un modo tenso y nervioso de hacer las cosas. No se trata de no actuar, sino de actuar de un modo que nos permita distanciarnos de nosotrosmismos y de eso mismo que hacemos. Sólo así podemos dejar tiempo y espacio para el discernimiento, es decir, para percibir el mejor camino que lleva hacia Dios y hacia el reino en aquello que hacemos.
En cuanto al entusiasmo excesivo, es trampa y obstáculo, porque anuncia un cansancio prematuro, una incapacidad para mantenerse constante y paciente a lo largo de todo el recorrido. Un recorrido que confrecuencia se revelará austero e ingrato y que necesitará fuentes mas solidas que les de la euforia. Es cierto que hay tiempos para éstos: el tiempo de los debutantes, de los novios. Pero, si bien el entusiasmo inicial es un estimulo y una fuerza para iniciar la marcha, puede ser la pulsión mortífera si persiste. “La pasión sola ahuyenta la verdad”, dice María Zambrano. Sin embargo el extremocontrario no es menos fatal:
En el interior la Inercia: la inercia es un ir a la deriva. Es un abandonarse, pero no con el abandono de la confianza, sino con el de la dejadez. La inercia supone haber perdido el deseo, haber perdido el rumbo, aunque habitemos en instituciones que nos mantengan en él. La inercia es creer que nada puede cambiar, que viviremos arrastrando los defectos y vicios desiempre. Con la inercia nace el escepticismo, la mirada opaca e irónica sobre los acontecimientos y las personas, como si nada nuevo pudieran traernos. La inercia no viene dando gritos, sino que es un sutil bandido que se va infiltrando poco a poco, quitando el brillo de nuestros ojos hasta hacerlos opacos y paralizarnos del todo. ¡Vigilad!, dice constantemente Jesús a sus discípulos, ¡Vigilad y velad,no sea que, mientras el mundo arde, ustedes anden dormidos!
Por la izquierda, la pereza y el deseo incontrolado: La pereza no es solo la sutil inercia de antes, sino el descaro de la negligencia, el impudor de la apatía. Abandonada la vigilancia, nuestros propios animales se desatan. No hay camino alguno. Sólo selva, jungla espesa, como espesos los deseos que nos dominan. Dante, en el mediodíade su vida, fue asaltado por tres bestias: el Lince, símbolo de la lujuria; el Lobo, símbolo de la avidez y el León, símbolo de la soberbia. De la soberbia hablaremos en el último bandido. Por el momento, es cuestión de la lujuria y la avidez. No se trata de hacer consideraciones morales, sino de reconocer humilde y lúcidamente que el no dominio de nuestras pulsiones nos destruye, nos encierra en...
tracking img