Riel del pensamiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (671 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La red mueve, como un riel los pensamientos.

Hace días, cuando Petro, en el inicio de las labores de su actual cargo, generó no un nuevo sino añejo debate sobre las corridas de toros y su totaldesaprobación. Resultó que como por arte de magia los adeptos al facebook se pronunciaron entusiastas sobre el asunto. En la sección de actualizaciones de la red social, una larga colilla depersonas, segundo tras segundo, se peleaban por sacar el más relevante artículo de la prensa que lo anunciara, y comentar-como es debido- con las tradicionales opiniones que la moda nos impone.
Así miscontactos parecieron sostener una valla promulgando su rechazo colectivo por la masacre de los toros y la rotunda aceptación por el discurso del alcalde. Si hay algo que me divierte es encontrar en lacalle, gente que parece que hubiesen charlado antes, para responder de igual forma a las preguntas de actualidad. Es el replay constante que alguien olvidó apagar. Es abrumador encontrar que todossientan en sus “corazones”, tal abominación por el acto; que para unos resulta un arte (más para burgueses que plebeyos), para otros un circo(los poetas), y por último hay quienes encuentran en latauromaquia no más que la contemplación de un matadero a campo abierto(es el común denominador). La cuestión sobra decirlo; es mediática. No estamos al frente de miles de individuos, cuyo estructuradopensamiento, conoce al derecho y al revés los diversos discursos, argumentos, planteamientos, que se ofrecen en los debates. Sino más bien parlantes activos de lo que dicen otros, y ahí se quedan,acomodados en la percepción ajena (de quien seguramente tampoco sabe nada al respecto).
Es usual ver los poster con la fotografía de algún tipo viendo la corrida, y que los anti taurinos le llamen: sádico.Luego otra imagen, pero está vez el toro hunde el asta en el torero y el hombre sangra. Me viene a la cabeza un interrogante que se adueña de mí: ¿Quiénes resultan más sádicos? Ya no importa ni el...
tracking img