Sí, no más sangre.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (669 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sí: No más sangre

Por: Martín Equihua

Es inevitable volver una y otra vez al tema de la violencia. Ésta sigue ahí, instalada plácidamente, acechando en rincones oscuros, en plazas públicas,estadios, en cada esquina de la sociedad. Continúa minando nuestro asombro. Nos acostumbra a mirar las piezas destartaladas de los cuerpos inertes, como estado de normalidad del paisaje. Una nuevacampaña ha empezado sin embargo: No más sangre; acciones tibias, simbólicas, asustadizas tal vez, carteles pegados con lágrimas e impotencia en las ventanas.

En tanto, el monólogo calderonista de laseguridad ha sido relanzado, mientras la percepción social de inseguridad continúa en ascenso. A pesar de los sufridos interlocutores, Felipe del Espíritu Santo sigue festinando una inexistente victoriacontra el mal, los narcomalhechores; cuenta a los líderes caídos como trofeos de guerra. Y mientras Eduardo Gallo que sabe de qué habla, le espeta al Presidente que su estrategia genera más violencia ymuerte, el michoacano de Los Pinos asegura tener prisa. Al fin que en meses más se irá lejos, dejando el avispero mortal alborotado.

La muerte sigue desatada. Ante las huellas dantescas, unapregunta no deja de taladrarnos, de golpear sin compasión: ¿por qué tanta saña? Se trata de un porqué más allá de la respuesta que sugiere disputas territoriales, peleas entre cárteles, victoriainstitucional. Es un porqué que nos interpela, cómo humanidad. El mismo que aparece antes, durante y después de los episodios más negros de la historia, de los que el Holocausto sigue siendo, con mucho, lacumbre de la barbarie. La respuesta se ha intentado desde la religión y la ciencia, desde el arte y la más llana experiencia. Como el mal, brutal, las explicaciones son diversas.

Ejecuciones cada vezmás siniestras, intentos de linchamientos y hasta diablitos arrojados escaleras abajo en los estadios, nos remiten al imperativo de alzar la voz, de pegar un cartel, de escribir unas líneas, de hacer...
tracking img