Saavedra ficcion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5002 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Justamente su ocupación de hacendado la realizaba en la estancia que tenía en Exaltación de la Cruz. En esa estancia, en el mes de noviembre de 1828 redactó su testamento, en el cual en el item 3, pide según donde ocurra su muerte, ser sepultado en el cementerio "....de la parroquia de la Exaltación de la Cruz...."

Cornelio Judas Tadeo de Saavedra nació en Potosí (Bolivia), el 15 de Septiembrede 1759. Con más exactitud, como él mismo lo relata en el ítem 1º de su testamento "...yo Cornelio de Saavedra hijo legítimo del finado don Santiago de Saavedra, natural de esta ciudad de Buenos Aires y de doña María Teresa Rodriguez, .....en la que contrajo mi padre su matrimonio con dicha señora doña María Teresa, y de la que en el año de 1767, se trasladó con su familia hasta su patria, siendoyo niño de solo seis años, de consiguiente nacido, no en la misma Villa de Potosí, sino en una hacienda titulada "La Fombera", sita en el Río Matara y bautizado en la Iglesia Parroquial de Santa Ana, que es la Parroquia de aquél valle..."
3a. - Item mando: mi alma a Dios que la crió de la nada a su imagen y semejanza y la redimió con su preciosísima sangre del pecado original, y este cuerpomiserable a la tierra de que fue formado, el que será sepultado en el cementerio público de esta ciudad, si mi muerte caeciese en ella o en el de la parroquia de la Exaltación de la Cruz, si sucediese en la estancia del Rincón de Cabrera, amortajando mi cadáver con el hábito de nuestro señor padre San Francisco, si pudiese proporcionarse y de no con un saco o ropa talar que lo cubra de género de lanade color obscuro. En cuanto al modo y forma con que se ha de hacer mi entierro y funerales, suplico a mi esposa y amados hijos ejecuten puntual y literalmente lo que verán estampado y firmado por mí, en el papel que he dejado cerrado y lacrado en poder de su madre. Si consideran que con mi vida concluye también mi autoridad doméstica, persuádame al menos que no concluyó mi derecho a pedirlessuplicarles tenga efecto el contenido de dicho papel, que quiero se lea a presencia de mi cadáver. Declárolo así para que conste.
 
“Aunque la conciencia no me acusa de haber hecho mal a nadie, ni con ánimo resuelto y deliberado causado heridas en sus intereses y reputación, si alguno se cree en este caso le pido que me perdone’”.

Guillermo Furlong destaca de su conmovedor y extenso testamentoológrafo un pequeño fragmento verdadero imperativo para los argentinos: “espero sabrán (...) ser buenos ciudadanos y servidores de su Patria, por cuya conservación en su libertad e independencia de toda dominación extranjera, les ruego con el mayor encarecimiento prodiguen no sólo sus bienes sino también sus vidas, y en la última vez que les hablo les pido no abandonen la santa religión de susmayores”. 

"Este fue el origen de mi carrera militar. El inminente peligro de la patria; el riesgo que amenazaba nuestras vidas y propiedades, y la honrosa distinción que habían hecho los hijos de Buenos Aires prefiriéndome a otros muchos paisanos suyos para jefe y comandante, me hicieron entrar en ella"

Cornelio Judas Tadeo Saavedra nació en la Villa Imperial de Potosí el 15 de septiembre de 1759.Las difíciles condiciones climáticas de aquella zona llevaron a la familia Saavedra a regresar a Buenos Aires, de donde era oriundo el padre, Don Santiago de Saavedra.
Cornelio cursó estudios en el Real Colegio de San Carlos destacándose por su inclinación por la filosofía. Pero no pudo concluir sus estudios y tuvo que dedicarse a las tareas rurales.
En 1797, inició su carrera en la funciónpública como regidor. Su destacada actuación le valió, dos años más tarde, la designación de procurador y, en 1801, la de alcalde de primer voto.
Las invasiones inglesas parecen descubrir en Saavedra una nueva vocación: la militar. Dice en sus memorias:"Este fue el origen de mi carrera militar. El inminente peligro de la patria; el riesgo que amenazaba nuestras vidas y propiedades, y la honrosa...
tracking img