Sabato!!

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2316 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ESCRITOR CON SUS FANTASMAS
Por Alexander Peña Páez
Existe una radical diferencia entre la muerte de Sábato y la de cualquier otro escritor, y es que gran parte de su obra transcurrió evitando ese momento, y evitándolo del modo más ingenuo y a la vez sublime: con la palabra. Alguien dirá que esta resistencia es propia de todos los artistas y sin duda es así, sin embargo las obsesiones deSábato no tomaban nunca otras direcciones, pocas veces se distrajo en otras temáticas o experimentó con ficciones y géneros, toda su obra fue una trágica antesala bifurcada de diversas maneras para la llegada de ese natural acontecimiento. Muchos le criticaron el hablar de los mismos temas siempre, sólo se callaba y era como si el tiempo se encargara de ratificar lo que debían ser los temas“esenciales”, cuando no se callaba decía que el hombre a través de la historia había tenido siempre las mismas problemáticas: La muerte, el tiempo, la esperanza, la incomunicación... Así fue finalmente su vida. Alguna vez le preguntaron que por qué siendo tan depresivo, según se evidenciaba en sus personajes Castel, Martín, la misma Alejandra, no se suicidaba, y Ernesto contestó lacónicamente que le tenía miedoa la eternidad, o quizá pensaba en esa sentencia de Heidegger según la cual es innecesario anticipar lo que definitivamente va a pasar. Con seguridad prefería soportar las tristezas del mundo contingente, del concreto, que arrojarse a lo desconocido, al inconsciente directamente, a la pesadilla del infinito a la que temía desde sus épocas matemáticas en donde rayaba libros de formulas con lapalabra “idiotas”, creyendo que la ciencia desconocía los temas vitales que después constituirían su obra ensayística y literaria, y por supuesto su propia muerte. Obras que giraban, en efecto, sobre los mimos temas lo que le generó grandes detractores intelectuales de los que existe incluso un libro llamado “anti-Sábato” en donde se critican sus desparpajados conceptos filosóficos y su dialéctica.Sábato no era propiamente un filósofo aunque sus temas lindaran con esta disciplina. Hablaba del tiempo inaprensible, la muerte, la tristeza metafísica no sólo del argentino sino del hombre en general y su incomunicación con los otros, los mismos tópicos que sin duda profesaba cierta filosofía irracional y asistemática del siglo XX, y que tienen un rastreo directo desde Nietzsche quien revirtió siglosde metafísica occidental, o por lo menos les dio otro rumbo como se sabe, lo cita incluso diciendo que la metafísica está en la calle y no en amplios volúmenes; para Sábato la tristeza era la gran metafísica. Es esa sin duda una afirmación escandalosa para un académico de la filosofía racionalista. Algo equivalente al problema Nietzscheano hizo Sábato pero en la narrativa, al igual que escritorescomo Miller que parecen ser los encargados de volver ficción aquellas proclamas más puras de la filosofía existencial, de encarnar con personajes ficticios lo más pretencioso de la ontología, algo como lo que dicen también hizo Proust de Bergson y la teoría del tiempo como duración interior: novelas casi teóricas o teoría encarnada si se quiere. Ernesto Sábato se desprendió del “boom” con el quesólo coincidió en el tiempo cronológico y que apenas sirvió para referirlo en textos escolares, repitió por muchos medios sus temores y obsesiones, teorizó desde la ficción, habló, narró, se declaró un “contemplativo del tiempo” en Abaddon el exterminador, dijo, a propósito de su padre, una frase tan sencilla y desprovista de poesía como profunda y real: “es que morir es triste”, por ahí cierracon esa sencillez que sólo da la resignación su trilogía novelística que empezó con la extraña obra del Tunel, resistida pero finalmente reconocida por otro gran existencialista francés. Cumplió las paradojas de criticar el mundo oscuro y bajo de los ciegos y terminar de forma similar; su hijo y su esposa mueren y queda solo, como un personaje más enigmático que los que creó ( y a los que...
tracking img