Sada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1647 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 1: Cristo es el Revelador y el tema del libro
Entender quién es el verdadero autor de Apocalipsis — y entender el tema críticamente importante, la parte central del libro, es vital. Sin estas llaves, muchos se han empantanado en sus argumentos acerca de si el “Día del Señor” (vs. 10) es una referencia al domingo — o si Juan, en vez de Cristo, es el autor del libro.
¿Por qué casi todosse refieren a este libro como “La revelación de San Juan el Divino”? En ninguna parte se refiere a Juan como divino o el Revelador.
Note: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a Sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de Su ángel a Su siervo Juan, que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y detodas las cosas que ha visto” (vs. 1-2).
¿Notó usted que el libro de Apocalipsis contiene las palabras de Jesucristo, como el Revelador y no las palabras de Juan? Juan fue simplemente un escriba — un secretario tomando dictado.
Cualquiera que examine cuidadosamente este versículo verá claramente que la Revelación se originó con Dios (el Padre), quien se la dio a Cristo. Cristo envió y relató larevelación a través de Su ángel, quien después se la dio a Juan: “que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto” (vs. 2). Juan simplemente registró estos eventos, preservándolos para los siervos de Jesucristo — Su Iglesia del tiempo del fin.
Tan pronto como el libro fue copiado y canonizado (cerca del año 100 D.C.), los fundadoresde la iglesia universal en desarrollo en Roma negaron su origen. La muy facultada y famosa 11ª edición de La Enciclopedia Británica dice: “En vez de esto [Apo. 1:1] la Iglesia sustituyó el nombre del discípulo a través de quien fue entregado el mensaje por el de su Maestro, y designó nuestro Apocalipsis como ‘El Apocalipsis de Juan’. Este título era familiar antes del fin del segundo siglo” (vol.23, p. 212).
Si las mejores mentes del mundo no pueden siquiera discernir el título correcto del libro — y su Autor — ¿cómo podrían discernir su mensaje?
Cristo usó a Juan para “dar testimonio de” (vs. 2) — escribir — lo que Él estaba revelando. En pocas palabras, Juan escribió tres cosas: (1) La palabra de Dios, (2) el testimonio directo (las palabras) de Cristo, y (3) lo que él vio en visión.Con este antecedente, usted entiende ahora la introducción del libro.
El tema
La mayoría de los eruditos generalmente suponen que el término “el Día del Señor” es, de hecho, una referencia al venidero día de ajuste de cuentas, o de juicio sobre el mundo, de Dios — ¡el día del Señor!
No obstante, casi nadie entiende la verdad. Sin el entendimiento correcto de este versículo en el pensamiento dealguien, el libro completo no tendrá sentido. Leer Apocalipsis se convierte en un ejercicio infructuoso.
Ahora note el versículo 10. Este versículo en realidad revela el enfoque central o tema del libro completo. Entienda que Juan vivió hace 1.900 años — mucho antes que los eventos de este libro hubieran de ser cumplidos. Él escribió:“Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás demí una gran voz como de trompeta”.
Siglos de controversias han surgido de esta referencia, porque las personas discuten sobre qué día de la semana se está refiriendo Juan. La presunción es que él está hablando acerca del domingo, aunque la profecía no dice nada parecido. Este versículo nada tiene que ver con el domingo — ¡y no es una referencia a día alguno de la semana! El día de la semana en elque Juan pudo haber recibido esta profecía es irrelevante.
El “Día del Señor” está hablando aquí del comienzo del periodo general de los problemas del mundo. Esto incluye la Gran Tribulación y el Día del Señor de un año de duración. Más de treinta profecías diferentes del Antiguo Testamento se refieren al “grande y terrible día del Señor”.
El profeta Joel habla de ese día. He aquí una pequeña...
tracking img