Salome ureña

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (787 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 20 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Salomé Ureña

Salomé Ureña y Díaz de León ( Santo Domingo, 21 de octubre de 1850 † 6 de marzo de 1897) fue una educadora y poetisa dominicana.
Nació en Santo Domingo, Fue hija del también escritory preceptor Nicolás Ureña. Sus primeras lecciones las tomó de su madre Gregoria Díaz. Más tarde su padre la llevó de la mano en la lectura de los clásicos, tanto españoles como franceses. Debido aello, la joven Salomé alcanzó una educación y formación intelectual y literaria que ayudaría a codearse con el mundo literario de su país,desde su niñez leyó los poemas y clásicos castellanos obteniendouna sólida formación literaria.Su primera obra fue "El ave y el nido" en 1867.
A los 29 años se casó con Don Francisco Henríquez y Carvajal. Les nacieron cuatro hijos: Francisco, Pedro, Max yCamila. Su tercer hijo, Max, llegaría a ser una de las lumbreras humanísticas más destacadas de la América Hispana en el siglo XX.
Junto a su esposo Francisco Henríquez y Carvajal, fundó el instituto queluego llevó su nombre, (1881).Encabezó un movimiento en favor de la emancipación intelectual de la mujer dominicana. Después de 12 años de docencia y trabajo literario enfermó de tuberculosis y cerróel centro (1893).
Al año siguiente escribió el poema “Mi Pedro”, y otros. Restablecida en 1897 intentó reanudar sus labores, pero enfermó nuevamente y murió en marzo de ese año.
Entre sus poemas decarácter patriótico, pueden citarse:
• Sombras
• La Fe en el Porvenir
• A Quisqueya
• En Defensa de la Sociedad
• La Gloria del Progreso
• Sueños
Entre sus poemassentimentales se encuentran:
• La Llegada del Invierno
• El Ave y el Nido
• Tristeza
• Horas de Angustias
Finalmente, entre sus poemas de carácter social y político puede mencionarse"Ruinas".
Argumento de os obras

RUINAS

Memorias venerandas de otros días,
soberbios monumentos,
del pasado esplendor reliquias frías,
donde el arte vertió sus...