Seción

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5343 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Más allá del bien y del mal y
La genealogía de la moral

Escuela Zaratustra II
[pic]
Comentarios a las vidas y obras de
Simón Bolívar y Friedrich Nietzsche.

Sesión 11. Conferencia elaborada por Frank David Bedoya Muñoz.
Presentada en la Casa Museo Otraparte en Envigado el 9 de febrero de 2008.

* *
*

Mazzino Montinari nos cuenta, como la vida de Nietzsche después del Zaratustrano presentaría ningún acontecimiento exterior relevante. Por el contrario, “la marcha hacia la soledad continuaba.”[1] El solitario de Sisl-Maria, seguía cada vez más apartado de aquel mundo que no comprendió su Zaratustra. De hecho escribió en esos días un poema titulado: Tormento del solitario. Su incansable necesidad de escribir no paró. Al respecto, Montinari nos sigue relatando, que “sisumamos todas las páginas publicadas entre 1883 y 1887 contaremos alrededor de un millar de páginas impresas; en cambio, los materiales manuscritos no impresos suman unas mil quinientas páginas, sin contar las que se han perdido. […] Nietzsche se dedicó cada vez más a la única actividad que le permitía «soportar la vida»: escribir.”[2]

Nietzsche afirmó que el Zaratustra en todo era un si, y queahora había llegado el momento del no. Y este no se materializó en sus dos nuevas obras: Más allá del bien y del mal y La genealogía de la moral.

Veamos como el propio Nietzsche, en su Ecce Homo habló de estas nuevas obras.

Sobre Más allá del bien y del mal expresó lo siguiente: “La tarea de los años siguientes estaba ya trazada de la manera más rigurosa posible. Después de haber quedadoresuelta la parte de mi tarea que dice sí le llegaba el turno a la otra mitad, que dice no, que hace no: la transvaloración misma de los valores anteriores, la gran guerra, el conjuro de un día de la decisión. Aquí está incluida la lenta mirada alrededor en busca de seres afines, de seres que desde una situación fuerte me ofrecieran la mano para aniquilar. A partir de ese momento todos mis escritos sonanzuelos: ¿entenderé yo acaso de pescar con anzuelo mejor que nadie?... Si nada ha picado, no es mía la culpa. Faltaban los peces… Este libro (1886) es en todo lo esencial una crítica de la modernidad, no excluidas las ciencias modernas, las artes modernas, ni siquiera la política moderna, y ofrece a la vez indicaciones de un tipo antitético que es lo menos moderno posible, un tipo aristocrático,un tipo que dice sí. En este último sentido el libro es una escuela del gentilhomme [gentilhombre], entendido este concepto de manera más espiritual y más radical de lo que nunca hasta ahora lo ha sido. Es necesario tener coraje en el cuerpo aun sólo para soportarlo, es necesario no haber aprendido a tener miedo… Todas las cosas de que nuestra época está orgullosa son sentidas como contradicciónrespecto a ese tipo, casi como malos modales, así por ejemplo la famosa «objetividad», la «compasión por todos los que sufren», el «sentido histórico» con su servilismo respecto al gusto ajeno, con su arrastrarse ante petits faits [hechos pequeños], el «cientificismo». Si se tiene en cuenta que el libro viene después del Zaratustra, se adivinará también quizá el régime [régimen] dietético a que debesu nacimiento. El ojo, malacostumbrado por una enorme coerción a mirar lejos -Zaratustra ve aún más lejos que el Zar-, es aquí forzado a captar con agudeza lo más cercano, nuestra época, lo que nos rodea. Se encontrará en todo el libro, sobre todo también en la forma, idéntico alejamiento voluntario de aquellos instintos que hicieron posible un Zaratustra. El refinamiento en la forma, en laintención, en el arte de callar, ocupa el primer plano, la psicología es manejada con una dureza y una crueldad declaradas, - el libro carece de toda palabra benévola. Todo esto recrea: ¿quién adivina, en último término, qué especie de recreación se hace necesaria tras un derroche tal de bondad como es el Zaratustra? Dicho teológicamente, –préstese atención, pues raras veces hablo yo como teólogo–...
tracking img