Semana santa en ayacucho peru

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2331 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 29 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS DIMENSIONES DE LA SEMANA SANTA

La Semana Santa es uno de esos temas cuyo tratamiento, más allá de motivaciones de simple erudición, puede ayudarnos especialmente a comprender nuestra propia historia, y nuestras raices culturales. Siempre, claro está, que contemplemos sus formas, funciones y significados (frecuentemente cambiantes), y que también seamos capaces de interpretar su ricolenguaje simbólico.
Para conseguirlo, deberíamos alejarnos de los discursos excesivamente idealizados, tanto de los provenientes del poder eclesiástico oficial como de los que responden a los diversos reduccionismos materialistas. Aceptar que el único significado verdadero de la Semana Santa es su sentido religioso equivale a rehusar entender, por ejemplo, las razones por las que muchos colectivos decreyentes no comulgan hoy con estas celebraciones tradicionales, o el motivo por el cual la Semana Santa está atravesando un evidente auge, incompresible para cuantos la contemplan únicamente como un fenómeno religioso.
Conviene recordar, también, a quienes predecían hace treinta años que la Semana Santa tradicional dejaría de existir. Fuimos pocos quienes, entonces, nos atrevimos a apuntar locontrario. Lejos de perecer, incluso ha resurgido en lugares donde había desaparecido, y se ha implantado en otros donde nunca antes se habían realizado rituales como los que hoy tienen lugar. La Semana Santa constituye, pues, un fenómeno cultural complejo cuyas funciones, significados y formas, desbordan ampliamente su dimensión religiosa, y su interpretación acoge dimensiones sociales,económicas, estéticas, emocionales y sobre todo identitarias.

EL ORIGEN DE LOS RITUALES DE SEMANA SANTA.
La Semana Santa tradicional está compuesta por dos grandes categorías rituales: las escenificaciones y las procesiones. Aunque ambas categorías no son excluyentes y se combinan en algunos lugares y ceremonias, ambos tipos de rituales arrancan de la Baja Edad Media. Sin embargo, en el siglo XVI, conmotivo de los dictados del Concilio de Treno y de la Contrarreforma, las procesiones penitenciales se transformaron; adoptaron toda la parafernalia barroca que de una u otra forma ha llegado a nuestros días, y se impuso sobre las representaciones escénicas, consideradas más ingenuas y arcaicas.
Al menos desde el siglo XIII, se extendió por casi toda la península Ibérica la realización deescenificaciones teatrales, durante el Jueves y Viernes Santos, como complemento de los textos evangélicos. Estas representaciones ponían en escena los sermones o pregones de los clérigos. La finalidad era didáctica y se trataba de realizar una catequesis que pudiera entrar por los sentidos de los sencillos habitantes de pueblos y ciudades.
Una ley del rey Alfonso X de Castilla, de 1263, contenida enel Código de las Siete Partidas, recomienda la realización de estas representaciones “que estimulen a obrar bien, muevan a devoción y recuerden la memoria del pasado”. El objetivo era sustituir los juegos burlescos que se hacían en el interior de las iglesias, y que eran considerados demasiado profanos e irreverentes, por representaciones didácticas más adecuadas, que se basarán en los textosbíblicos. Estas escenificaciones de pasajes y sucesos bíblicos funcionaban a modo de ilustraciones de los textos que leía el sacerdote. Los contenidos de la fe entraban por los sentidos: el lavatorio de los pies de los apóstoles, el camino hacia el Calvario, la crucifixión, la guarda del sepulcro por los soldados romanos o incluso la creación del mundo y la expulsión de Adán y Eva del Paraíso. En elsiglo XVI estas recreaciones pasaron a América, donde los frailes misioneros las utilizaron profusamente como medio de catequesis. Algunos de estos personajes y escenas, incluso los relacionados con los soldados romanos, siguen siendo hoy representados por indígenas en poblados perdidos en la selva.

En Cataluña, Mallorca y Valencia, se documentan también, ya para el mismo siglo XIII,...
tracking img