Siempre huyendo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4832 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
SUEÑO DE ANDRÉS

Estaba enfrente de un estadio , me sentía obligado a entrar
entre y se veía como si k las personas eran obligadas a hacer cosas
y si hacían algo malo les daban "sentencia de muerte"
a la jefa de ese lugar parece como si que le caí bien
terminé siendo uno de los mejores trabajadores de ahí
como después de 3 días hice algo mal ,
por accidente le había pegado al hijo de lajefa
y ella había pensado k lo ice a propósito
y me dijo en la cara "ahora tienes sentencia de muerte pedazo de basura"
y vino un hombre grande y me trato de agarrar
me escape de el
él estaba bien cerca de agarrarme mientras escapaba de el
había logrado salir de ese lugar
pero aun me seguía persiguiendo
hasta que llegué a un bosque que estaba cerca
entré a ese bosque corriendo
cuandoestaba en el bosque él ya había parado de perseguirme
estaba bien asustado
después a la distancia
vi un torre con una cruz encima
fui corriendo ahí
y cuando llegue a donde estaba la torre resulto ser una iglesia
y ahí estaban algunas personas
después de la nada de cansancio de todo
me desmayé
fin ._.












Tiempo atrás, Inglaterra se había dividido en el Reino Norte y elReino Sur. Estos reinos vivían constantemente en guerra, hasta que sabiamente decidieron formar una especie de alianza. Una alianza de intercambio para una tregua, que duraría lo que tardarían los guerreros del Norte en sacar todo el oro posible de las minas del Sur. A decir verdad, era la única razón del otro reino para comenzar una guerra: su codicia, su sed de riqueza, su abstinencia de oro yplata. El gobernante del reino norte, en cambio exigió: “Deseo simplemente a tres de sus doncellas”. Sin más y sin poder pedir una explicación más detallada de para que las quería, el otro rey aceptó el trato.

Este era una vez un valioso guerrero, que en pleno campo, a punto de suceder una batalla, aceptó ser parte de los sacrificados a trabajar como esclavos en las minas del reino enemigo.Aquel noble guerrero, se hacía llamar Andrew: un apuesto muchacho de 20 años, con el cabello negro ceniza, y un par de rayos azules; ojos verdes claro, piel canela y un disimulado colmillo muy notorio en las pocas veces que se le veía reír. Nadie sabía ni estaba interesado en saber su apellido o cualquier otra cosa sobre él. Lo que se conocía de ese muchacho tan joven, era que vivía vagando por elreino; siempre en defensa de sus colegas que habitaban sobre el mismo territorio. Siempre era el causante de grandes pleitos y revueltas, y lastimó físicamente a mucha gente. Nunca mostró, sin embargo, la suficiente repugnancia de la existencia de algún ser como para matarlo.

Los guerreros sacrificados caminaban por un camino semidesierto hacia su destino. Finalmente, llegaron frente a unaimponente muralla. Se semejaba a un estadio, o más bien, al antiguo olimpo. Muchos se dejaron impresionar, menos Andrew. Ese lugar no era ni más ni menos que las minas donde algunos de los presentes iban ahora a trabajar. En la imponente entrada aguardaban cuatro guardias y un supervisor que vigilaban a los guerreros. Otros cinco guardias adentro se encargaron de darles sus uniformes, herramientas detrabajo y horarios no fijamente determinados. Ningún guerrero fue para quejarse; aunque se miraban unos a otros pensando en que tanto trabajo les costaría la paz en su reino. Andrew mantuvo su mirada fija en el supervisor, quien se encaminaba a una tarima de madera para empezar su discurso a los guerreros. Era un joven más o menos de 22 años, bien parecido, con buena postura, ojos azules y cabellocafé oscuro.





-Caballeros; su título de guerreros no se los quita nadie. Por mi parte podría decir que me parece honorable que hayan dejado atrás a su familia, su reino y sus vidas con tal de que su patrimonio esté con bien. Podría decirlo… pero yo, William B., no pienso así.- Algunos simplemente parpadearon y otros quedaron algo boquiabiertos. Ando frunció el ceño y enseñó los dientes...
tracking img