Siqueiros, coronelazo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2158 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 27 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Extracto en: Siqueiros, David Alfaro (1977) Me llamaban el coronelazo (memorias). México: Grijalbo

...«Lo extraordinario, lo excepcional del arte de los toltecas, como de todos los artistas prehispánicos de México, particularmente de los escultores, se debe a que realizan sus creaciones bajo los efectos de la cannabis indica, o sea de la mariguana.»
El catolicón Jean Charlot, con su aire deseminarista cachondo; Ramón Alva de la Canal, con sus ojos verdes y su aspecto de gachupín derrotado; el auténticamente hispano Emilio García Cabero, siempre orgulloso de la obra de los conquistadores y defensor hasta la pelea de Hernán Cortés; el misterioso azteca puro, transformado en tarahumara por obra de la influencia geográfica, Xavier Guerrero; el sarcasticón Fernando Leal, siempre dispuestoa corregir los errores de dicción y gramaticales con crueldad de cuchillo; el impetuoso Fermín Revueltas, con sus inmensos ojos de mujer hermosa; y José Clemente Orozco, siempre colocándose en una actitud de «defensiva para el asalto», con sus ojos de búho, y yo, casi en coro dijimos: «¿Nooo... noooo?», pero con un «no» crédulo en el fondo.
La escena se realizaba precisamente en el AnfiteatroBolívar, antes llamado simplemente Teatro de la Preparatoria, y frente a la pintura en proceso muy inicial de Diego Rivera en ese lugar. «La proposición de Rivera, pues creo que, debemos considerarla como una proposición, no deja de ser razonable», dijo Xavier Guerrero, «pues alguna explicación debe tener la infinita subjetividad que hay en las obras de nuestros ancestros». Y yo, dado siempre a lassoluciones corporativas, dije: «¿Y por qué no planteamos este problema en forma categórica frente a todos los miembros de nuestro Sindicato, el Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Revolucionarios de México, ampliando la reunión también a los miembros de la Cooperativa anexa, nuestra Cooperativa Francisco Eduardo Tres Guerras?», (famoso arquitecto, escultor y pintor mexicano de mediadosdel siglo XIX).
Aprobada mi recomendación, se citó para dos días más tarde a una reunión con un único punto en la orden del día y éste estuvo formulado en forma de interrogación: «¿Existen medios para acrecentar el poder creador en el arte de la pintura?» Y la reunión tuvo lugar con la ponencia de Diego Rivera, no escrita, simplemente verbal, y la cual, como era natural en el colega referido,duró algo más de tres horas. Después de hacer una historia documentadísima del uso de los estupefacientes por los egipcios, por los griegos, por los grandes artistas de la Edad Media, para regresar después a los primitivos chinos, y llegando a los incas y demás. civilizaciones que florecieron en América, arribó a México para fundamentar, ayudado por decenas de textos no leídos, naturalmente, sinotextualmente referidos de memoria, a la afirmación de que, superior al opio de los chinos, a los estupefacientes egipcios, a los inciensos perturbadores, dijo de aquellos tiempos en que los católicos fueron verdaderos cristianos, con todos los santos de la Edad Media, y por ahí hasta Santo Tomás de Aquino y Santa Teresa de Ávila -la cual, informó, sobre la maravillosa adquisición que había hecho através de monjes llegados de México, de una «hierba milagrosa que es a la cual le debía el haberse acercado y visto de carne viva al Señor», o sea, la mariguana-, y epilogó su exposición pidiendo a la asamblea que sin más trámites se votara el acuerdo de «fumar oficialmente mariguana» y que este, acuerdo, sin excusa ni pretexto, fuera cumplido por todos los miembros del Sindicato de Pintores,Escultores y Grabadores Revolucionarios de México, los que solamente fueran miembros de la Cooperativa Francisco Tres Guerras, también, y por uno que otro de aquellos intelectuales partidarios de un arte menor, como es el arte de la literatura, que como verdaderos satélites, de segunda clase desde luego, se movían en torno de nosotros.
No hubo discusión. Positivamente emocionados y con la mirada...
tracking img