Sofia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7737 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CRITÓN O DEL DEBER

PREÁMBULO

Entre el proceso de Sócrates [1] y el cumplimiento de la sentencia transcurrió un mes aproximadamente. Había que aguardar el regreso de la nave que había partido hacia Delos para festejar a Apolo, la nave que todos los años, de acuerdo con una antigua promesa, realizaba este viaje. Mientras duraba este no podía tener lugar en Atenas la ejecución deninguna sentencia de esta índole.

Sócrates habría podido ausentarse de Atenas y librarse de comparecer ante el tribunal pero no lo hizo. Si en el proceso hubiese actuado de otro modo, no habría sido condenado a muerte. Ahora solo cabía la posibilidad de una evasión. Dispuestos estaban sus discípulos y amigos, hombres acaudalados algunos de ellos, a emplear el dinero que hiciese falta paracomprar la complicidad de otros y para hacer frente al chantaje de los sicofantas. Todo se mostraba propicio ¡Cuántas veces durante esos treinta angustiosos días no tratarían de doblegar la firmeza del maestro y amigo! ¡Cuántas razones no esgrimirían para lograr que se aviniese a escapar de la prisión y marchar a otra ciudad! No puede caber duda sobre la historicidad de este diálogo, al menos en losustancial del mismo. Sin duda Critón, de la misma edad y del mismo demo que Sócrates, era su más entrañable amigo, aunque no fuese en lo intelectual en el que más cerca de él se encontrase. ¿Quién libraría, pues, más denodadas batallas por salvarle? ¿Quién hasta el último momento machacaría una y otra vez más que él sobre el hierro frío de la tenacidad inalterable del amigo?

Platón pone alprincipio de su obra en el momento en que es ya inminente el regreso de la nave. Se encuentra ya en el cabo Sunio, punta meridional del Ática. Llegará dentro del día que comienza a alborear cuando Critón llega al aposento en que Sócrates, lleno de sosiego, duerme. El tiempo apremia. Hay que hacer una desesperada, hábil y enérgica tentativa. Hay que evitar que, el por tantos motivos, admirableamigo perezca víctima de una injusta sentencia. La intensidad dramática se muestra desde las primeras líneas. Y Sócrates va anulando, uno por uno, todos los razonamientos que tratan de moverle a conservar su vida, hasta llegar al concluyente monólogo –llamémosle así- de las leyes de la ciudad. Verdadero canto del respeto a las leyes es esta obrita platónica, pues son las razones de estas las queconstituyen la médula de la misma, el principal objetivo que sin duda persiguió el autor. Y juntamente con eso tenemos en el Critón, que debió de ser escrito pocos años después de la muerte de Sócrates (399), y, por tanto, en el tiempo en que más podía arder en el discípulo el deseo de vindicar la memoria del maestro, un retrato psíquico y moral de este.

Sabido es que Sócrates se sentíainvestido por la divinidad con una misión educadora sobre sus conciudadanos. En el Critón se nos muestra esa misión proyectada sobre la misma muerte; renunciar a ella en el supremo trance sería invalidad la labor de toda una vida. Si en otras ocasiones nos ha hablado el maestro de Platón de un demon (δαιμων) que le exhorta a enseñar la virtud a los hombres, ahora también nos habla de una voz divina quele insta aceptar la sentencia del tribunal que le ha condenado. En una ocasión la divinidad se vale de un sueño (una hermosa mujer dice al filósofo que dos días después llegará a la mansión de los muertos, pues tal es lo que se desprende del hexámetro homérico que le recita –“pasado mañana llegarás a la muy fértil Ftía”-; para cerrar la obra, Platón pone en boca del maestro estas significativaspalabras: “Ea pues Critón, obremos así (es decir renunciemos a la evasión), ya que así la divinidad nos lo indica.” Pero Sócrates, prescindiendo de esta participación de la divinidad en la ética de su conducta, quiere dar a su amigo razones de índole natural. Pero el diálogo no adquiere el tono de una discusión filosófica en lo que se refiere a ciertas normas de tipo ético.

No vemos el...
tracking img