Sucre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2390 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La vida cultural venezolana durante los siglos XVIII y XIX forjada en una sociedad cuyos preceptos morales y educativos per­tenecían más a la edad media que a la época contemporánea. Este retraso cultural «os viene por vía expedita desde que España quiso trasladar o copiar su sociedad decadente sobre las vírgenes comu­nidades indígenas. No se trata en esta ponencia reeditar la vieja polémicaentre la leyenda negra y la leyenda dorada, pero, si hace­rnos un balance al respecto y en cuanto al aspecto cultural se refie­re, podemos llegar objetivamente a la conclusión de que la influen­cia hispana en la sociedad venezolana, la excesiva religiosidad y el carácter despótico que se impuso como un sello a la colonización llenó de oscurantismo y de regresión a la población, al mismo tiempo quefrenó todo intento creativo de desarrollo cultural que estuviese a tono con las nuevas corrientes y doctrinas que se asimilaban en el resto del mundo. El arte en Venezuela estuvo en pañales, se inició un movi­miento artístico después de la instalación de la Compañía Guipuzcoana en 1730. En las bodegas de sus barcos llegaron las primeras partituras de música sacra para que el Padre Sojo fundara suescuela en 1770, los primeros pianos llegaron a Caracas 26 años después (en 1796). La pintura fue generalmente anónima y religio­sa, sólo sobresale el pintor Juan Pedro López, con el grito de inde­pendencia vendrían Juan Lovera, iniciador de la pintura histórica, Martín Tovar y Tovar, Cristóbal Rojas y Arturo Michelena.

La gesta independentista irrumpe contra el modelo cultural establecido porEspaña. Se revela el espíritu creador y la temática se vuelve más pagana, los temas históricos van a sustituir a los religiosos. No obstante las guerras civiles internas en las que estu­vo inmerso el país, la cultura en general logró un repunte impor­tante que va a ser consolidado con e! decreto de la instrucción pú­blica gratuita en el último tercio de! siglo XIX.

LA SIESTA DE TRES SIGLOS

Lavida apacible y taciturna apenas era interrumpida por los tañidos de las campanas que desde ¡o alto de su vetusto estuche de piedra señoreaban como símbolo de dominio colonial, en el recinto eclesiástico se dejaba oír el murmullo de las oraciones, por las ca­lles, escasos transeúntes expandían sus pulmones para aspirar los olores floridos que bajaban de las verduzcas colinas traídos por las brisasdel Catuche y del Caruata por el norte, del naciente venía el Anauco deslizándose muy lentamente y, por el sur, monopolizando los inquietos cristales se impone el Guaire. Así era la dulce paz aldeana del Valle de Caracas. Esta descripción de la ciudad de Caracas de principios de siglo XVIII pudiera ser entendida como la expresión genuina de lo que significaba toda la provincia de Venezuela. Paraentonces, Ca­racas era la expresión de la venezolanidad culturalmente hablan­do. Fuera de Caracas, solo un puñado de modestos centros urbanos mantenían una incipiente actividad cultural, en otros, ni escuelas de primeras letras había.

La sociedad cultural que imperó en Venezuela durante la época colonial estuvo impregnada excesivamente de la religión ca­tólica, atrás quedaron las extinguidasculturas indígenas, cuyos vestigios apenas se van a manifestar en algunas danzas, léxicos, orfebrería, cestería, gastronomía, etc., que por su discreción van a sobrevivir a la destrucción del hombre blanco. Esta destrucción de los elementos indígenas tuvo su mayor énfasis en los pueblos de alta cultura, en centro América con Los Mayas, en México con los Aztecas y en la Sierra Andina con los Incas. Laidea fundamental de la realeza española era la de borrar toda huella americanista en sus dominios, como lo intentó también con la cultura bantú prove­niente de la África negra, tres afluentes culturales se unificaron para formar una amalgama de credos, costumbres e idiosincrasia pero en forma desigual.

Una cultura se va a imponer a las otras. El hombre blanco establece su hegemonía, se va a...
tracking img