Supervisión en trabajo social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5820 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
II CONGRESO NACIONAL DE TRABAJO SOCIAL

 "Las prácticas en la formación y en el ejercicio profesional del Trabajo Social"

Tandil - 19, 20 y 21 de septiembre de 2007

Área Temática:
Estado, Sociedad Civil y práctica del Trabajo Social
 
Título de la ponencia:
“Supervisión e identidad profesional. Reflexiones sobre un itinerario complejo“

Autor:
Esp. CLAUDIO ROBLES

Institución:Universidad de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Sociales. Carrera de Trabajo Social.

 
E-mail:
mgclaudiorobles@gmail.com  
















































Supervisión e identidad profesional. Reflexiones sobre un itinerario complejo




Desde los orígenes de la profesión y sea cual fuere la corriente a laque adscribamos respecto a la génesis del Trabajo Social (endogenismo y corriente histórico-crítica) ha existido un denodado esfuerzo en lograr la inserción de la disciplina en el campo de las ciencias sociales. Sea desde el discurso de sus agentes o a través de sus organizaciones profesionales y académicas, este proceso de recalificación profesional ha sido incesante, lo que ha permitidoimportantes conquistas tanto en la acumulación de puestos de trabajo, así como de una cada vez más profunda capacitación que incluye el surgimiento de una numerosa oferta de formación en posgrado. Semejante desarrollo no se ha visto reflejado, en cambio, en la supervisión, que ha tenido un crecimiento dispar respecto de aquél y en muchos casos ha dado muestras de un temperamento regresivo.
¿Porqué Trabajo Social no instituye la supervisión de sus prácticas con el rigor con que lo hacen otras disciplinas que abordan los problemas humanos? ¿Cuáles son las representaciones que dominan en el colectivo profesional acerca de la necesidad y utilidad operativa de la supervisión? Responder estas preguntas supone reflexionar en torno de algunos supuestos:
El primero de ellos viene a señalarque una práctica profesional es supervisada cuando existe un registro más o menos puntual acerca de cierta carencia. Cuando la percepción acerca de lo realizado se caracteriza por las certezas más que por las dudas e incertidumbres, el espacio que media entre lo hecho y lo que debería haberse hecho se reduce a su mínima expresión. Resultado de este proceso (que puede formularse de maneraexplícita, aunque también presentarse de manera latente) es una acción en la que predomina cierta omnipotencia, perspectiva desde la cual también quedan reducidas las posibilidades de desarrollo profesional y, naturalmente, se limita el desarrollo del campo profesional. Mucho se ha dicho respecto a que las profesiones se desarrollan en la medida en que pueden dar respuestas a las nuevas demandas. Y paraello es necesario repensar la práctica, para no realizar prácticas repetitivas que llevan a la burocratización de la intervención profesional. Y creo que no solamente es necesario pensar respuestas a las nuevas demandas, sino además pensar nuevas respuestas a viejas demandas. Es preciso desarrollar la creatividad en busca de otras alternativas de intervención que superen lo conocido puesto que es enlo nuevo donde se gestan las posibilidades del desarrollo. Lo creativo, lo novedoso, lo sorprendente genera en el sujeto un fortalecimiento de su capacidad personal y con ello se despliegan nuevas posibilidades y recursos internos que propician mejores condiciones para el desarrollo de la tarea.
Ámbitos tan complejos como las instituciones donde habitualmente desarrollamos nuestra labor lostrabajadores sociales requieren de una preparación muy afinada de nuestro rol y nuestra persona, toda vez que somos nuestro propio instrumento de trabajo. Es entonces cuando deberíamos preguntarnos si los trabajadores sociales cuidamos nuestro rol y si cuidamos adecuadamente nuestra persona. Si la supervisión apunta a promover acciones de cuidado de nuestro propio instrumento de trabajo (nuestra...
tracking img