Tarea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4484 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De: ELOGIO DE LA PREGUNTA
▪ A propósito de las terceras vías

Para investigar la investigación)

Libro en Preparación de León Vallejo Osorio

LA TOTALIDAD CONCRETA: CATEGORÍA PROPIAMENTE DICHA DE LA REALIDAD [1]

A propósito de los escarceos de la ínter-disciplinariedad

En la dinámica y el contexto del debate que aquí adelantamos, los textosde Ander-Egg, Morín, Rafael Campo y Mariluz Restrepo, y —de otro modo— el tomado de la Revista Actualidad Educativa[2] , pretenden plantear, y hasta replantear el problema de la Interdisciplinariedad. Encontramos allí enconados argumentos sobre las diferencias que habría que establecer entre conceptos tales como “ínter-disciplinariedad”, “ínter-profesionalidad”, “multi-disciplinariedad”; perotambién la “pluri-disciplinariedad”, la “pseudo o cuasi-interdisciplinariedad”, la “discliplinariedad cruzada” y “trans-disciplinariedad”...

En su relato se observa, en primer lugar, cómo es señalada la manera en que se establece, por estos días, una reacción contra la extrema (o ultra) especialización. Invocando a Ortega y Gasset, se denuncia incluso cómo —en la perspectiva de la separación absolutade los saberes— se avanza hacia una nueva barbarie intelectual. Sin embargo, ninguno de los textos puede poner sobre sus pies la discusión que el debate entre modernos y postmodernos puso de cabeza.

Ya habíamos establecido que el verdadero enemigo del post-positivismo no es el viejo positivismo; de la misma manera, en la dinámica ideológica (y —a su pesar— política) de sus intelectuales, elverdadero contradictor de los “postmodernos” no son los “modernos”. Al contrario, el “enemigo” que la postmodernidad contraataca no es la ilustración. Para ambos campos conceptuales (el de la modernidad y el de la “post”), para ambas construcciones ideopolíticas generadas —hoy en día— por el cruce generoso de una ontología de derecha con una metodología kantiana, el verdadero enemigo que quierenellos —por todos los medios— borrar del mapa, es el pensamiento dialéctico.

Fatalismo y voluntarismo

Como quiera que sea, el asunto radica en que, luego del despliegue histórico de los positivismos, pragmatismos y sus secuelas conceptuales gravitando en los campos heredados de la ilustración, ocurrió un desplazamiento conceptual de profundas consecuencias a la hora de establecer unpunto de vista sobre la cuestión de la ciencia y el saber. En los esguinces de la nueva metafísica, se dislocó la relación de la conciencia con la realidad que, al decir de Lukács[3], es lo único que posibilita realmente unidad de la teoría con la práctica.

El paso a la conciencia significaba el paso decisivo “que el proceso histórico tiene que dar hacia su propio objetivo, compuesto de voluntadeshumanas” pero que no dependen exclusivamente del arbitrio humano. No obstante, llegado a su madurez, el pensamiento burgués se tornó decrépito. Bajo la coyunda imperialista, todas las corrientes del pensamiento que la burguesía generó empezaron a patinar en el momento en que tuvieron que aproximarse —de nuevo— al problema de las determinaciones. Se pretendió entonces una disyuntiva catastróficapara asumir las cuestiones de la ciencia y de la teoría: se debería optar entre el fatalismo y el voluntarismo.

Así, se plantea —de un lado— un carácter fatal e inmutable a los procesos; y del otro, la conciencia según la cual todo depende de la voluntad de los sujetos (individualmente considerados).

Luego, la crítica separada (por un lado al fatalismo, y por el otro al voluntarismo),pretendió ignorar la contradicción que generan desde la realidad estos dos enfoques alienados.

Se proclamó entonces la muerte de todo determinismo, junto a la muerte de la historia, del progreso, de la razón y otros pretendidos cadáveres ilustres (perdón, léase “ilustrados”). En la antesala, esta manera de razonar, había hecho otras víctimas: habían otorgado partidas de defunción al hombre, al...
tracking img