Teatro francés contemporáneo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2089 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANTECEDENTES: TEATRO SIMBOLISTA EN FRANCIA
    
El primero en adoptar las ideas de Wagner fue el movimiento simbolista en Francia en los años 1880. 

Los simbolistas hicieron una llamada a la "desteatralización" del teatro, que se traducía en desnudar al teatro de todas sus trabas tecnológicas y escénicas del siglo XIX, sustituyéndolas por la espiritualidad que debía provenir del texto y lainterpretación.
   
Los textos estaban cargados de simbología de difícil interpretación, más que de sugerencias. El ritmo de las obras era en general lento y semejante a un sueño. La intención era provocar una respuesta inconsciente más que intelectual, y retratar los aspectos no racionales del personaje y los episodios en escena. 
  
Las obras simbolistas del belga Maurice Maeterlinck yel francés Paul Claudel, muy conocidas entre la última década del XIX y principios del XX, son raramente representadas hoy en día.
 
También con influencias de Wagner, el teórico de la escena suizo Adolphe Appia y el diseñador inglés Gordon Craig supusieron un nuevo avance innovativo en la escenificación y la iluminación que reaccionaron contra los decorados realistas pintados para proponer, ensu lugar, una decoración sugerente, abstracta, que creara a través de elementos escénicos e iluminación la ilusión de un lugar real. 
  
En 1896 un teatro simbolista de París produjo la obra de Alfred Jarry Ubu rey, una obra desconcertante y provocadora para su tiempo. 

Vagamente basada en Macbeth, de Shakespeare, la obra presenta unos personajes con características de títere en un mundodesprovisto de decencia. La obra está llena de humor y lenguaje escatológicos. Su relevancia ha de buscarse quizá en el desconcierto que provoca y en la destrucción de casi todas las normas y tabúes del teatro contemporáneo.  Ubu rey da al autor libertad de exploración en cualquier dirección. 
Asimismo, sirvió de modelo para futuros movimientos dramáticos de vanguardia y para el teatro del absurdode los años cincuenta.

EL TEATRO CONTEMPORÁNEO EN FRANCIA
 
Aunque el realismo puro dejó de dominar la escena popular después de la Iª Guerra Mundial, el teatro realista continuó vivo en el ámbito comercial, sin embargo el objetivo parecía ser el realismo psicológico, y se emplearon para este fin recursos dramáticos y escénicos no realistas. La escenografía era más sugerente que realista. El teatro europeo no se hallaba tan mediatizado por el realismo psicológico y su preocupación se centraba más en los juegos de ideas, tal y como evidencian las obras del dramaturgo italiano Luigi Pirandello, los autores franceses Jean Anouilh y Jean Giraudoux y el belga Michel de Ghelderode.

Veinte de los más valiosos autores de obras en lengua francesa provienen de otros países (Rumanía,Irlanda, Rusia, Bélgica, Libia, Marruecos, Argelia, China) siempre hubo en Francia -también en la Grecia clásica- una mezcla de obras teatrales muy serias con otras de puro divertimento. Teatro de ideas y vodeviles. Propuestas revolucionarias y agradables veladas burguesas.
En 1887, André Antoine (1858-1943), inventor de la puesta en escena moderna, creó el Teatro Libre, lo que tres años despuésimpulsó al joven poeta Paul Fort (1872-1960), por oposición ideológica-artística, a fundar, con el padrinazgo de Stéphane Mallarmé y Paul Verlaine, elTeatro de Arte, que en 1893 tomaría el nombre de La Obra bajo la dirección de Aurélien Lugné-Poe (1869-1940).

Jacques Copeau (1879-1949) creó el teatro Vieux-Colombier.
Georges de Porto-Riche (1849-1930) fue el primer autor del siglo XX quelogró, con piezas inspiradas en el análisis del fracaso amoroso y la sumisión femenina, grandes éxitos en Francia. La tiranía de las pasiones sensuales que describe es también el centro de su ensayo «Anatomía sentimental».

En los años veinte se estrenaron en París obras sustanciosas de autores extranjeros («Tío Vania» de Anton Chejov, «Seis personajes» de Luigi Pirandello, «Santa Juana» de...
tracking img