Teatro isabelino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2413 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 28 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
El teatro isabelino
Los dramas históricos y las tragedias
Shakespeare se inscribe en la tradición del teatro histórico inglés, que toma como argumento preferido la propia historia nacional. La galería de reyes ingleses que nos presenta el dramaturgo se convierte en radiografías dramáticas del poder. Uno tras otro, hace subir a escena:
1. Ricardo II, que peca de debilidad y falta deprincipios, replegado sobre sí cuando tiene a su mando todo un reino

2. Ricardo III, que encarna la tragedia del poder tiránico.

3. Enrique IV, juerguista al lado del inolvidable Falstaff, poco lúcido y despreocupado de su misión real.

4. Enrique V, que impone el orden y la regeneración moral persiguiendo y
ajusticiando a bandidos y conspiradores...
En este contexto, inclusolas tragedias de ambientación romana cabe interpretarlas como parábolas del presente. En Julio César, Casio y Bruto cometen el asesinato por razones diferentes.
El primero, llevado por las bajas pasiones, el odio y la envidia; el segundo, amigo de César, por el amor al pueblo romano y la aversión al poder tiránico que adivina en la política del gran militar romano.
Esta historia, tan lejana enel tiempo de la época isabelina, será contemplada por una sociedad que guarda la memoria de recientes regicidios: los de Enrique VIII con sus esposas o el de la propia Isabel con la reina María Estuardo de Escocia.

El impacto renacentista no engendró en Inglaterra un hiato en el curso de la historia teatral. La preceptiva aristotélica y horaciana que invade el campo creativo europeo comosecuela del pensamiento humanista no alcanza a quebrar la continuidad en la evolución escénica. La actividad dramática conserva en su seno manifiestas perduraciones de los espectáculos medievales.
Shakespeare y el teatro isabelino
En todo el ámbito de la cristiandad latina, tres variedades principales monopolizaron las representaciones sagradas: los milagros, inspirados en el nutrido caudal deleyendas que referían la providencial intervención de los santos en la vida secular; los misterios, destinados a visualizar sucesos y vaticinios procedentes del Antiguo o Nuevo Testamento; y las moralidades, orientadas a recordar al género humano el comportamiento adecuado para no extraviarse en la búsqueda de la salvación eterna. De las especies mencionadas, las dos últimas fueron las que mayorarraigo y difusión alcanzaron en Inglaterra.
Los actores solían improvisarse y procedían de las corporaciones profesionales que se suponía más afines con el asunto expuesto: los carpinteros interpretaban a Noé durante la construcción de su barco; los orfebres encarnaban a los Reyes Magos en el acto de entregar sus ofrendas preciosas.
Pese a su inspiración religiosa, las composiciones a menudo sehallaban impregnadas de un significativo acento anticlerical, con cáusticas alusiones a la conducta papal, circunstancia que hace pensar razonablemente en una prefiguración de doctrinas que luego recogería el ideario de la Reforma y que tal vez se infiltraron en los textos dramáticos por influjo lolardo.
La orientación predominante era, empero, de indudable propósito moral y religioso, con grandespliegue de admoniciones acerca de los peligros que entraña el excesivo apego a los transitorios y engañosos bienes terrenales.
Cabe señalar que el desenvolvimiento medieval del teatro que se han conservado parece circunscripto de manera estricta a temas bíblicos y a fábulas moralizadoras, con exclusión casi absoluta del clima romántico que generalmente circunda los milagros de santos.
Losespectáculos seculares probablemente coexistieron desde la fecha temprana con las exhibiciones religiosas y tal vez alcanzaron en ciertas ocasiones una medida considerable de atrevimiento, utilizando con preferencia estrategias análogas al pageant. La naturaleza de estas representaciones e inclusive el significado exacto de la denominación que las agrupa han motivado extensos debates eruditos, pues...
tracking img