Tempestad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1555 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
hsdfweafwefsdfaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaafasdefggggggggggggggggg

gggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg

gggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg

gggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg

gggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg

ggggggggggggggggggggggggggbelta, con las caderas anchas, las piernas robustas,el seno amplio y los brazos fuertes. Al mirarla, Mamani Poma, vio a su mujer cuando era niña. Para ahuyentar el recuerdo se puso a ordenar apresuradamente unas alforjas con lo más necesario para el viaje. Después hizo el desayuno en la pieza siguiente ayudado por Gonzáles. Envolvieron a los niños en gruesas frazadas de lana de oveja toscamente tejida, y se los llevaron en brazos. Apenas eraposible caminar por la senda que bajaba y subía como un hilillo blanco en medio de la oscuridad.
Era aún de noche cuando Mamani Poma probó por última vez si las ataduras con las cuales estaban sujetos sus hijos al lomo de un pacífico asno, eran lo suficientemente fuertes como para evitar la caída de los niños en alguna de las interminables subidas y bajadas que tendrían que recorrer antes de llegar aTapacarí. El grupo compuesto de Gonzáles, Mamani Poma, Juancito y la Marucha, con el agregado de una mula y el asno en el que cabalgaban los niños, se detuvo al llegar al extremo del campamento. Las últimas casuchas habían quedado a alguna distancia. El grupo estaba en el fondo de una quebrada desde la cual partía la cuesta de salida al camino de Tapacarí.
-Bueno… -dijo Gonzáles volviéndose aMamani- de aquí te volverás…
-Sí -respondió Mamani-. Ahora me regreso y entro en la mina en el turno de las cuatro para salir a las doce del día. Después de dormir un poco, me escapo en la nochecita y mañana a esta hora ya voy a estar en Tapacarí.
-Seguro. Son seis leguas nomás y no te puedes perder. El camino es claro, pero la nieve te ha de embromar. Fijo que hoy en la tarde va a nevar…
-¿Cómosabes…?
-Mirá el cielo cómo está de cargado y con este frío más, nevada va a ser. Los animales también están apurados y ellos saben bien…
Efectivamente, la mula y el asno se movían inquietos. En la oscuridad se oyó la voz de Mamani Poma:
-Juanito, vas a cuidar bien a la Marucha. No la vas a hacer llorar. En la alforja hay khokhahui para cuando tengan hambre.
-Sí tatay…
-Yo voy a ir detrás deUds…
-¿Con mi mamita vas a venir, no?…
-Sí…
Gonzáles intervino:
-Bueno… Nos tenemos que apurar…
Mamani Poma se dejó vencer por sus sentimientos una vez más y abrazó y besó a la Marucha que, semidormida, cabalgaba en el asno delante de su hermano que le tenía sujeta la espalda y la cabeza. La chiquilla despertó un poco y sonrió a su padre. Después, Mamani Poma, abrazó y besó a Juanito.
-No tevas a tardar tatay…
-No. En un ratito yo voy a venir detrás de Uds…
Gonzáles arreó las bestias que comenzaron a trepar la cuesta.
El amanecer apenas era perceptible a causa de las densas nubes que cubrían el cielo. Faltaban todavía bastante para llegar a la cumbre. Marucha estaba dormida y Juanito cabeceaba por momentos, para despertar sobresaltado, con el temor de caer del asno arrastrando a suhermanita, cuya pequeña cabeza tenía apoyada en uno de sus hombros. Gonzáles venía detrás, a pie, sin apurar a las bestias cuya prisa parecía ser aún mayor que la de él.
-Agarra bien a la Marucha Juanito. Voy a apretar la cincha para la cuesta.
-Está durmiendo…
Viajar en la cordillera es subir y bajar sin descanso. Las sendas por las cuales sólo las bestias y las gentes habituadas puedentransitar, suben como un gusano interminable, kilómetro tras kilómetro, legua tras legua para alcanzar la cumbre de un murallón gigante y precipitarse al otro lado, retorciéndose con angustia, hasta el fondo de una quebrada, cuyo hilillo de agua cristalina y helada cruza por debajo, y con renovado impulso, trepan el murallón del frente, aún más alto que el otro, para precipitarse de nuevo al fondo. Y...
tracking img