Teoria de los riegos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 68 (16779 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO I
ANTECEDENTES HISTÓRICOS PARA EL NACIMIENTO DE LA TEORÍA DE LOS RIESGOS

En el derecho de civil, esta teoría tiene una especial significación, ya que permite actualizar los criterios de responsabilidad al desarrollo de la actividad moderna. En efecto, con tantas personas que intervienen en las actividades de la sociedad, el asumir una teoría como la de la culpa lo único quegeneraría es patrocinar la irresponsabilidad de muchas personas en sus decisiones y actos, las cuales se resguardarían en la participación de otros en los actos llevados a cabo que generaron un perjuicio para un tercero.

Por ello partiremos de los argumentos y antecedentes que dieron origen a dicha teoría con el fin de dilucidar de forma clara y explícita los temas a tratar para el mayor entendimientodel tema en comento.

LA EVOLUCIÓN DESPUÉS DE 1880.

Los preceptos en los que se establecieron los grandes principios del Código Civil francés como del Penal, nunca cristalizaron el derecho en materia de responsabilidad, estos principios eran lo bastante vagos como para permitir que la evolución prosiguiera. Esa evolución afecto, además, mucho más profundamente a la responsabilidad penal quea la responsabilidad civil. Los principios sentados en 1804 en esta última esfera, pese a los asaltos furiosos de que fueron objeto y aunque la jurisprudencia haya sabido tornarlos certeramente flexibles, siguen aún en pie.

En la historia de la responsabilidad, luego de la redacción de los Códigos franceses hasta nuestros días, cabe distinguir dos períodos, uno de los cuales termina y el otrocomienza alrededor del año 1880.
A partir de 1880 se manifiesta en ambas ramas de la responsabilidad un fenómeno de igual naturaleza: en efecto, las concepciones admitidas por una y otra parte son objeto de violentos ataques; pero, en esta ocasión los asaltos no son coronados por el éxito en parte alguna o, al menos, si conducen a la jurisprudencia a templar el rigor de los principios y allegislador a introducir modificaciones de detalle, se mantienen en pie las reglas fundamentales: la culpa in concreto en la responsabilidad penal, culpa in abstracto en la responsabilidad civil.

Dentro de la responsabilidad penal, la necesidad de una culpa moral, de una apreciación in concreto, para exigir la responsabilidad penal, incluso limitada al ámbito de los crímenes y de los delitospropiamente dichos, expone a los jueces represivos a ir muy lejos por el camino de la indulgencia. Porque, si se realiza un examen del estado espiritual del acusado, se es conducido con frecuencia, de la educación, del temperamento de aquél: en una palabra, que su voluntad no significa gran cosa, que a veces incluso nada representa, en la infracción por la que debe responder: apreciada in concreto, laculpa no existe o apenas si existe. Se atenuará entonces y hasta se suprimirá a veces, la responsabilidad penal de ese individuo. Pero semejante individualización de la pena expone a la sociedad al peligro más grave: las infracciones se multiplicarán.

La finalidad de la pena no consiste en castigar a cada uno según su acto, sino en defender a la sociedad intimidando a los que estarían tentadosde imitar al delincuente. Por lo tanto, no se trata de dosificar esa pena según la responsabilidad moral del agente, sino según la gravedad del acto cometido.

Por ser la pena y por no ser sino una necesidad social, una medida de defensa, debe ser suprimida toda consideración subjetiva; el juez no tiene que preguntarse si el agente merece la sanción que le aplica, sino si para la sociedad esútil aplicársela. No sólo se rechaza la apreciación de la culpa penal in concreto, sino que se niega la necesidad misma de la culpa.
Resultaba muy difícil que una teoría tan violenta pudiera adquirir carta de ciudadanía en Francia. Por eso, la profesión de fe de la escuela italiana ha podido como escribe Cuche “retumbar como una charanga en el mundo adormecido de los juristas absorbidos en el...
tracking img