Tinta roja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1068 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una versión:
Tinta roja
Alberto Fuguet
Título original:
Editorial: Alfaguara
Año publicación: 1996
Temas: Literatura : Narrativa

Tinta roja - Alberto Fuguet:
Uno tras otro, los hechos de sangre que Alfonso, un joven periodista en práctica reporta como en una alucinante secuencia cinematográfica, van configurando el mapa de una ciudad desesperada y violenta, ésa que día a día esrecreada en las páginas de la crónica roja. Bajo el sol de verano, la camioneta amarilla del diario El Clamor recorre con sus cuatro ocupantes: Alfonso, Escalona, el Camión y Faúndez, gran seductor de viudas recientes y maestro del sensacionalismo, este otro rostro, sórdido y tragicómico, de un Santiago habitado por personajes siempre al filo del patetismo o el humor negro. Entre suicidios, accidentes,comilonas y asesinatos, el diálogo incesante de los protagonistas de Tinta roja está poblado de anécdotas que mezclan el sexo con la droga, la fatalidad con la nostalgia, la filosofía de la vida diaria con los crímenes más espeluznantes o las pequeñas corrupciones cotidianas. En esta electrizante novela Alberto Fuguet explora nuevos dialectos y territorios, desvelando desde ángulos no habitualeslos conflictos del aprendizaje, la iniciación, la amistad y la compleja relación padre/hijo.

Otra reseña.
Leo con devoción Tinta Roja de Alberto Fuguet. Literariamente no es nada del otro mundo, pero debo confesar que el libro me ha atrapado y en dos patadas llevo casi tres cuartas partes. Después de todo, aunque uno tenga sobredosis de vida diaria en cada uno de sus poros, siempre será seductorabrevar del espejo literario de su devenir cotidiano. El gran mérito de Tinta Roja es su excelente retrato de un viejo periodista. Saúl Faúndez justifica por si sólo las 409 páginas de este libro, cuya prosa y estructura, repito, no son nada reveladoras. Pero debo aceptar que hasta ahora no había encontrado una versión literaria tan bien lograda de un prototípico personaje del viejo periodismo.La figura del viejo lobo de mar de las redacciones o periodista de vieja escuela, es casi tan universal como la del mendigo y la prostituta. Es increíble como en el extremo sur del planeta al píe de Los Andes, puede existir un personaje llamado Saúl Faúndez que tiene toda la estructura psicológica y los patrones de conducta de muchos colegas con los que convivo casi a diario aquí en Tijuana. Elperiodista de vieja escuela es, en casi todos los casos, un personaje propio de novela picaresca española. De hecho el ser pícaro, astuto y algo barbaján, son condiciones propias del viejo periodista y son atributos necesarios para sobrevivir en el infecto pantano en que chapotean.
Me hubiera gustado leer Tinta Roja cuando empezaba en este oficio. Creo que me hubiera incluso servido. Desde aquí mepermito recomendarlo como texto de apoyo a todos aquellos que deseen dedicarse al periodismo. Leer las andanzas de Saúl Faúndez me hace retomar el amor por este oficio.
Aunque en más de una ocasión he despotricado contra los periodistas de vieja escuela, debo reconocer que su audacia y sagacidad es digna de admirar y ninguna cátedra es capaz de inculcarla por arte de magia.
Hace poco escribí uncomparativo burlón entre el periodista de vieja escuela y el periodista de estilo ejecutivo, pero preferí no publicarlo en el blog para no herir susceptibilidades. Ambos pueden caricaturizarse, aunque es más divertido el vieja escuela. Yo fui formado en la catedral del periodismo ejecutivo, concretamente en la calle Washington esquina con Zaragoza en Monterrey. Una redacción de directivosobsesionados por las encuestas, los sondeos, las gráficas, las clasificaciones bursátiles, las cifras, las tablitas y las corbatas caras, pero he convivido muy de cerca con los periodistas de vieja escuela. Si cubres policíaca, es imposible sobrevivir sin ser viejo zorro de colmillo retorcido. Algo tienes que aprenderles, aunque los odies. De nada te sirve el estilo ejecutivo cuando se la matazón anda...
tracking img