Tttttrrre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 89 (22246 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRESENTACIÓN
Una de las principales preocupaciones de los Obispos, en el momento actual, es destacar los rasgos esenciales de la vida cristiana e impulsar la presencia e intervención de los cristianos en la vida social. Con este motivo, la Conferencia Episcopal hizo pública, en 1985, la Exhortación "Testigos del Dios vivo". La última parte de este documento señalaba la necesidad de una presenciaactiva de la Iglesia, de los católicos españoles, en el tejido de nuestra sociedad. La Instrucción pastoral "Los católicos en la vida pública", que ahora presentamos, desarrolla cómo debe ser hoy esta presencia teniendo en cuenta las circunstancias y exigencias concretas de nuestro tiempo.
Esta Instrucción reafirma la necesidad de la presencia de la Iglesia y de los católicos en el mundo. Elcristiano y la Iglesia sólo pueden renunciar a esta presencia en la sociedad si renuncian a su misión de evangelizar el mundo y, por consiguiente, deja de ser Iglesia.
Esta presencia de la Iglesia en el mundo tiene su raíz y su centro en la fe, que reconoce que "para nosotros no hay más que un Dios, el Padre de quien procede el universo y a quien estamos destinados nosotros, y un solo SeñorJesucristo, por quien existe el universo y por quien existimos nosotros" (I Cor. 8,6).
El conjunto de esta Instrucción, en substancia, es una confesión de fe en Dios que está en el principio y en el fin de todas las cosas: Él tiene la iniciativa de la creación y de la salvación y no hay sobre la tierra ningún otro poder al que debamos someter nuestra vida ni del que podamos esperar la salvación. Esasoberanía liberadora y salvadora de Dios la ejerce en su Hijo Jesucristo. Por Él y en orden a Él todo ha sido salvado en su raíz. Por eso "Jesús es el Señor" es una de las más centrales confesiones de la fe cristiana. Él es la clave y el centro y el fin de toda la historia del hombre donde convergen todos los anhelos de la historia y de la cultura.
Todo esfuerzo del hombre por humanizar lanaturaleza, por lograr la plena realización del hombre, todo lo que el hombre despliega bajo el mandado del Creador ha sido incluido en el designio salvador de Jesucristo. No podemos separar el orden de la creación y su desarrollo de este designio salvador.
Este señorío, que es el Reino de Dios, entró en la historia de los hombres en el ocultamiento de Jesucristo, que se despojó de su rango, asumió lacondición de esclavo, pasó por uno de tantos y se rebajó hasta la muerte de cruz (Cf. Fil. 2, 7-8). Jesucristo, como el Mesías y el Señor resucitado, ejerce, aún antes de su venida gloriosa, su señorío en el mundo, pero, mientras duran las circunstancias de este mundo, lo ejerce en el ocultamiento y bajo el signo de la contradicción y de la cruz.
Jesucristo ejerce principalmente su soberanía a travésde la Iglesia y de los cristianos en ella, que viven y actúan desde la fe y desde la libertad regia de los hijos de Dios frente a las esclavitudes de una creación sometida a la corrupción del pecado y consiguientemente trabajan al servicio de los pobres, en favor de la causa de la justicia, en orden a preparar la llegada del Reino de Dios en su plenitud.
Estas afirmaciones son la base de toda laInstrucción episcopal y de sus orientaciones prácticas. De la fe en ellas expresadas nace un nuevo estilo de vida que se lleva a cabo en el servicio al mundo, no en el dominio, bajo el signo de la cruz, en la encarnación histórica de las Bienaventuranzas, programa y retrato de Jesús, pautas de creación de un hombre nuevo de horizontes abiertos a la gracia de Dios donde se proclama dichosos a lospobres, a quienes renuncian a la violencia, a los que tiene hambre y sed de justicia.
Es esta la fe en el Dios único y verdadero y en su gracia la que nos libera para hacernos partícipes de su designio de establecer su Reino haciendo de este mundo un hogar donde Él sea el Padre y todos los hombres seamos hermanos.
La Instrucción episcopal es una llamada a superar, de igual modo, los dualismos,...
tracking img