Un crédito por tus pensamientos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9200 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un crédito por tus pensamientos


Tish Eggleston Pahl & Chris Cassidy




En el momento que sus botas se posaron dentro de la taberna Polvo Negro, Fenig Nabon soltó la respiración preocupada que había estado conteniendo desde Sullust. La galaxia podía volverse supernova a su alrededor, pero el legendario refugio de contrabandistas estaba exactamente como lo había dejado.
Bueno,casi como lo había dejado. Esta noche el aire estaba cargado con tensión desacostumbrada y humo por igual. Palabras preocupadas eran intercambiadas en docenas de lenguas alrededor de mesas abarrotadas. Incluso sin comprender el verdadero contenido, Fen no tenía problema para seguir el curso de las susurradas conversaciones. Sus compañeros contrabandistas estaban tan preocupados como ella yescapaban como ratas womp a los agujeros más cercanos que podían encontrar.
El planeta desértico Socorro hacía poco por llamar la atención con su clima inhóspito y vastas llanuras de ceniza volcánica negra. Exactamente por eso era el destino preferido de tantos en el bajo mundo, Fen incluida.
Se paseó hasta el bar y palmeó el hombro del bothano sentado en su taburete favorito. Fen sacudió lacabeza hacia la derecha y el bothano recogió su trago rápidamente y se escabulló. Subiéndose al asiento y apoyando sus codos sobre el bar, Fen suspiró satisfecha mientras examinaba los centenares de botellas de formas extrañas y colores intensos que se alineaban contra el muro. Karl Ancher, el propietario de la taberna, afirmaba tener la colección de intoxicantes más impresionante de la galaxia.—Eh, Nabon —gruñó el barman mientras le ponía enfrente un trago de lo mejor de Corellia, y luego servía uno para sí(. ¿Qué piensas que estás haciendo, espantando a los clientes que pagan?
—¡Yo siempre pago mi cuenta, Karl! —protestó con falsa indignación, y luego sonrió afectuosamente al hombre que había sido uno de los mejores amigos de su padre adoptivo.
Levantaron sus vasos y los chocaron.—Por Jett —dijo Karl.
—Por Jett —repitió Fen, su voz algo ronca.
Sorbieron su bebida y se sentaron en pensativo silencio, como era su costumbre. Para Fen, la ausencia del hombre que la había rescatado cuando era una niña de una vida de pobreza y crimen insignificante en las calles de Coronet todavía era un hueco grande y doloroso. Sabía que Karl sentía una pérdida similar; él y Jetthabían sido amigos durante cuatro décadas. Karl había tratado de convencer a su amigo coreliano de “jubilarse" en Socorro también, pero Jett no había estado preparado para dejar los cielos. Tal vez lo hubiera hecho si no hubiera terminado muerto en el suelo de una cantina en Ord Mantell. Tal vez si se hubiera metido en sus propios asuntos en lugar de intentar calmar temperamentos encendidos. Talvez si ella no lo hubiera dejado solo. Fen cerró bruscamente esa línea de pensamiento. En sus treinta y tres años de vida, había aprendido que los ‘tal vez’ eran un asunto peligroso. Aún así, tal vez si...
—¿Han sido dos años realmente? —preguntó Karl tristemente, interrumpiendo sus pensamientos.
—Dos años, cuatro meses, seis días —respondió Fen, mirando fijamente el vaso acunado en susmanos.
Karl apartó cariñosamente un mechón de pelo castaño que había escapado del lazo tras el cuello de Fen.
—Te está buscando —dijo, con una inclinación de cabeza en dirección a un hombre sentado solo en una mesa de la esquina preferencial.
—Gracias —Fen tomó su bebida y se puso de pie. Pensó en llevar también la botella, pero lo reconsideró. Las únicas cosas que necesitaba con estecliente era una aguda inteligencia y una línea de crédito.
—No te atrevas a dejar la órbita sin verme antes, ¿me escuchas? —gritó Karl mientras se movía hacia un par de duros esperando impacientemente algunos taburetes más allá.
—Voy, ¡voy! ¿Dónde está ese bardroide oxidado mío?
Fen no pudo evitar una pequeña sonrisa mientras miraba al hombre encanecido abriéndose camino por el bar,...
tracking img