Un grito desesperado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (489 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 4
La cuarta noche
¡Me arrastras a toda clase de lugares! Un día es una cueva que no tiene salida, otro aterrizo en un bosque de unos en el que las setas son grandes como sillones, ¿yhoy? ¿Dónde estoy?
-Junto al mar. Ya lo ves.
Robert miró a su alrededor.
A lo largo y a lo ancho no había más que arena blanca, y detrás de un bote de remos, volcado, en el que se sentaba el diablode los números, el rompiente. ¡Un rincón bastante abandonado!
-Has vuelto a olvidarte la calculadora.
-Oye -dijo Robert-, ¿cuántas veces tengo que decírtelo? Cuando me duermo no puedo traerconmigo todos mis trastos. ¿O es que tú sabes la noche anterior con qué vas a soñar?
-Naturalmente que no -respondió el anciano-. Pero, si sueñas conmigo, podrías soñar también con tu calculadora. ¡Perono! Yo tengo que sacártelo todo por arte de magia. ¡Siempre yo! Y encima luego todavía me dicen: la calculadora me resulta demasiado blanda, o demasiado verde, o demasiado pastosa.
-Es mejor quenada -dijo Robert.
El diablo de los números alzó su bastón, y ante los ojos de Robert apareció una nueva calculadora. No era tan granujienta como la anterior, pero a cambio era gigantesca: un muebleacolchado y pe-ludo, tan largo como una cama o un sofá. A un costado había una tablita con muchas teclas acolchadas, y el campo en el que se podían ver las luminosas cifras llenaba todo el respaldo delextraño aparato.
Capítulo 3
La tercera noche

A Robert no le importaba que el diablo de los números le asediara en sueños de vez en cuando. ¡Al contrario! Sin duda el anciano era un sabelotodo,y sus ataques de ira no resultaban especial-mente atractivos. Nunca se podía saber cuándo se hincharía y le gritaría a uno, con la cabeza enrojecida. Pero todo eso seguía siendo mejor, mucho mejor,que ser engullido por un pez viscoso o que resbalar más y más hacia un agujero negro.
Además, Robert se había propuesto demostrar al diablo de los números, si es que volvía, que él no se acababa de...
tracking img