Un salvaje la mutila

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (809 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un salvaje la mutila
miércoles, 9 de septiembre de 2009
Maribel Hernández Pérez / Primera Hora

Una estudiante de enfermería por poco pierde la vida cuando su enloquecido compañero la agredió apatadas, golpes y mordiscos, y hasta le rasuró su cabellera, durante un salvaje ataque que se prolongó por dos largas horas en su hogar de la urbanización La Rosaleda, en Vega Alta.
Ni siquiera losgritos y llantos de los hijos de la mujer, una nena de siete años y un varoncito de cinco, que con sus frágiles manitas intentaban golpearle para que desistiera de maltratarla, hicieron que el salvajeagresor se detuviera, reveló ayer a Primera Hora la madre de la víctima, Mildred Vargas.
El lunes, a las 8:00 a.m., Guilean García Vargas, de 26 años, terminó de preparar el desayuno y decidiórecostarse un rato cuando fue sorprendida por Anwar Feliciano Morales, de 30 años, quien la derribó al piso a patadas sin haber surgido siquiera una discusión entre ellos
El sujeto continuó atacándolaen el rostro y el resto del cuerpo y cuando la vio ensangrentada la metió en la ducha para bañarla. Luego, continuó mordiéndola en la espalda, glúteos y pantorrillas durante dos horas hasta que decidióllevarla al CDT de Vega Alta bajo amenaza de muerte.
“Lo veo y no lo creo, es como si fuera un loco, un maniático. No estaba bebiendo, porque él no bebe, y si no estaba endrogado, yo no entiendo.Eso fue como a las 8:00 (de la mañana) que empezó a golpearla y la dejó a las 10:00 (a.m.)”, sostuvo la angustiada madre.
En un principio, Guilean alegó en el CDT que fue agredida por cinco mujeres,tal y como su agresor le advirtió que declarara. Tras dejarla allí, él le llevó los niños a su madre.
“Los nenes le daban y gritaban: '¡Suelta a mami!'. La nena me dijo que le ponía las manitas pararecoger el pelo mientras se lo tumbaba. Le gritó: 'Cállate' (cuando pidió por ayuda), y agarró la perilla de la puerta, pero la nena no la podía abrir”, narró doña Mildred, que fue el testimonio de...
tracking img