Una estacion de amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3059 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Una Estacion de Amor”—Horacio Quiroga.

La novela romantica del autor Uruguayo nos habla sobre el amor entre dos adolescentes, Nèbel & Lidia, la sobrina del doctor Arrizabalaga, la novela comienza en primavera, era el martes de carnaval; Nèbel acababa de entrar en el corso ya al obscurecer, y mientas deshacía un paquete de serpentinas miro al carruaje de adelante y se extraño pues vio unacara que no le parecía conocida, era una chica muy joven aun acaso no mas de catorce años pero ya núbil, tenia bajo el cabello obscuro un rostro blanco ojos azules y largos perdiéndose hacia las sienes entre largas pestañas, tenia un aire de mucha nobleza o de gran terquedad. Que encanto! Pensó Nèbel un momento después las serpentinas volaban hacia la victoria ambos carruajes estaban ya enlazadospor el puente colgante de papel y la que lo ocasionaba sonería de vez en cuando al elegante muchacho. ¿Quienes son pregunto Nèbel en voz baja. El doctor Arrizabalaga…. Cierto que no lo conoces y la otra es la madre de tu chica, la cuñada del doctor. Como en pos del examen, Arrizabalaga y la señora sonrieron francamente ante aquella exuberancia de juventud. Nebel se creyo del deber de saludarlos alo que respondió el terceto con jovial condescendencia.Ese fue el principio de un idilio que duro res meses, y al que Nèbel aporto cuanta adoracion cabia en su apasionada adolescencia, el viaje seguía. Al dia siquiende se reprodujo la escena y como esa vez el corso se reanudaba de noche con batalla de flores. Se agotaron en 4 horas tres inmensas canastas de flores. El carruaje arrancaba a trote,Nèbel había llegado tres días atrás de Buenos Aires, donde concluía su bachillerato había permanecido siete años atrás por lo que su conocimiento de la actual sociedad en Concordia era minimo. Debia quedarse aun quince días en su ciudad, disfrutados en pleno sociego de alma si no de cuerpo.! Que encanto pensaba el! Flor y carne femenina que había llegado a el desde el carruaje y sentía reconocido yenamorado! Y si ella quisiera….! ¿ lo querria… pensaba el? Estaba concluido ¡ ella se iba al dia siguiente a Montevideo ¿Qué le importaba lo demás, Concordia, sus amigos, su padre? Por lo mejo iria con ella hasta Buenos Aires, hicieron el viaje juntos y durante el viaje llegaron al mas alto grado de pasión que dos adolescentes pueden llegar el con 18 años y ella con 14, la despedida fue breve,pues Nèbel no quiso perder el ultimo vistigio de cordura que le quedaba, cortando su carrera tras ella. Ellas volverían a Concordia en el invierno, el pensaba si iria, pensaba en volver mientras se alejaba despacio en el muelle volviéndose a cada momento la seguía con los ojos mientras en la plancahda los marineros levantaban los suyos a aquel idilio, y a vestido, corto aun, de la tiernísima novia.Iniciando el verano Nèbel volvió a Concordia y aunque supo desde el primer momento que Lidia estaba ahí paso una semana sin inquietarse poco ni mucho por ella. Habían pasado cuatro meses, si sentía curiosidad por verla , hasta que su vanidad lo arrastro de nuevo. El primer domingo espero al verla pero cuando paso frente a el siguió de frente sin volteralo a ver,parece que no se acuerda de ti ledijo su amigo, no mucho pensó el, pero cuando estuvo solo pensando en su desgracia pensó en que que tal si lo que había pasado fue que simplemente no lo vio, una minima esperanza surgió desde lo mas hondo de el! Claro eso fue lo que paso no me vio! A las 3 golpeaba la puerta del Dr. Arrizabalaga , su idea era elemental fue alla en una súbita carrera por el patio respondió al timbre Y Lidia pararesponder el impulso tuvo que cojerse violentamente a la puerta vidriera lo vio corrió a el, un momento después la madre abria el consultorio que acogeia a su antiguo conocido con mas cica complacencia que cuatro meses atrás. Nèbel no podía creer tanto gozo y como tenia 18 años deseaba irse para gozar a solas,--tan pronto ya! Le dijo la señora , espero que tendremos el gusto de verlo de nuevo no es...
tracking img