Vallarta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1328 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DEL PITILLAL
Elevado a la categoría de Delegación municipal en 1975. Su crecimiento y desarrollo se ha debido principalmente a su cercanía con la cabecera municipal y a la influencia del turismo que en los últimos años ha alcanzado la ciudad de Puerto Vallarta.
Considerado el Tepito de Vallarta, lejos de ser una colonia conflictiva, su aspecto pueblerino distingue a su gente por suhistoria.
El Pitillal ya no es el pueblo de antaño, aquél del coquito de aceite, de los pitillos, de los hermosos zacatales, de la paz de la plaza; dejó de ser aquella delegación que se fundó con familias de avecindados de los municipios serranos, ahora El Pitillal ha cambiado enormemente.
Martín Meza Sendiz, el cronista de El Pitillal, atestigua lo anterior y por ello recibió de manos del párrocoJosé Agustín Ibarría Parra un reconocimiento dentro del marco de las fiestas patronales de San Miguel Arcángel.
Con este motivo, aclara el homenajeado que esta distinción tiene su origen en la comunidad ejidal de El Coapinole y en el Sindicato de Filarmónicos.
«Claro que soy parte de la historia de El Pitillal, aunque no nací aquí, aquí he vivido desde 1932». Más de 60 años de recoger cadavestigio, cada progreso, cada cambio, cada modificación de todo un pueblo que crece y crece como pocos pueblos en el país.
El Coapinole. Ya celebró más de cien años de su fundación y lejos ha quedado aquel día que narra don Martín en sus «Crónicas pitillalenses», cuando don Miguel Sauceda le ordenó a su administrador Miguel Agraz construir la hacienda El Coapinole a un lado del río, que tomó nombredel pueblo.
El nombre del pueblo, explica también don Martín Meza, nació de la proliferación entonces de una planta conocida como pitillos que crecía a la orilla del río.
También quedaron atrás los días en que la parroquia tenía techo de palapa. Hoy sus dos imponentes campanas suenan a los cuatro vientos y anuncian la llegada de la peregrinación.
Fervor religioso. Un carro alegórico muestra alfrente el cuadro donde el Arcángel San Miguel derrota al Diablo y lo arroja al infierno. En la parte de atrás, o contraportada, el carro muestra a Jesús, Rey del Universo, que auxilia a Lázaro herido y minusválido.
Es precedido el carro por cerca de treinta danzantes con indumentaria prehispánica. Atrás, las bandas de guerra hacen imponente la procesión.
Los habitantes de El Pitillal salen alegresa las calles o toman lugar en las terrazas de sus casas, desde donde aplauden y gritan vivas a los que participan en la manifestación religiosa. Las calles están rebosantes de gente. Los vehículos no tienen por dónde circular y las pocas rutas de urbanos que brindan servicio hacia el centro de Puerto Vallarta tienen que ser desviadas hasta el Infonavit o hasta La Higuera y por momentos parece queno tienensalida.

Pero en la plaza, cientos de habitantes se congregan alrededor de su santo patrono, que ha sido bajado de su estrado en el templo, a un templo improvisado a media calle, y a un lado de la plaza.
Mientras algunas familias emprenden el camino de regreso, otras más, por el contrario, caminan con entusiasmo hacia la plaza. Jovencitas bien emperifolladas, con entallados pantaloneso con vestidos de corta falda, con peinados de moda y dispuestas casi a todo.
Bajan de El Coapinole, de la colonia El Calvario o de la colonia El Toro, por la avenida 16 de Septiembre o de la ex hacienda de El Pitillal, o por La Bobadilla, por todas las calles la gente confluye hacia la plaza y apenas llegan a tiempo para presenciar la quema del castillo.
Alegría. Y tras los fuegosartificiales, llega la hora del baile. El esperado baile y con un grupo de El Pitillal, del que fuera iniciador el propio don Martín Meza Sendiz, que aunque hoy es silente como Beethoven, hace años fue músico y formó parte de esta banda.
Las calles alredor de la parroquia muestran un aspecto inusual a las 12 de la noche, los taqueros tienen tanta clientela como nunca, igual que los vendedores de aguas...
tracking img