Varios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 212 (52807 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EXISTIÓ OTRA HUMANIDAD

J. J. BENÍTEZ
1975

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HERNÁN Y editado digital en PDF por TresPie, Soluciones Alternativas.

Existió Otra Humanidad ©1975, Juan José Benítez Digitalizador: ≅ Nascav (España) L-07 – 20/11/03

ÍNDICEINTRODUCCIÓN ESTO ES LA "BIBLIOTECA" PREHISTÓRICA CAPÍTULO 1 UN "PISAPAPELES" DE 140 MILLONES DE AÑOS CAPÍTULO 2 "NOSOTROS LAS SACAMOS" CAPÍTULO 3 EL HOMBRE CONVIVIÓ CON LOS SAURIOS CAPÍTULO 4 SENSACIONAL HALLAZGO EN COLOMBIA CAPÍTULO 5 OCUCAJE: MÁS DE 500 MILLONES DE AÑOS CAPÍTULO 6 "NO SON RECIENTES" (DICTAMEN DE LA UNIVERSIDAD DE BONN) CAPÍTULO 7 EL COMETA KOHOUTEK, GRABADO EN LAS PIEDRAS CAPÍTULO 8"ATLÁNTIDA ES EUROPA" CAPÍTULO 9 UN TESTIMONIO DESCONCERTANTE: "PÁJAROS MECÁNICOS" Y REPTILES VOLADORES "TRIPULADOS" CAPÍTULO 10 HUYERON A PLÉYADES CAPÍTULO 11 "TRASPLANTES" HACE MILLONES DE AÑOS CAPÍTULO 12 LOS INCAS CONOCIERON LAS PIEDRAS CAPÍTULO 13 LA OPINIÓN DE LOS ARQUEÓLOGOS OFICIALES CAPÍTULO 14 ¿MÁS DE UN MILLÓN DE PIEDRAS? CONCLUSIÓN

INTRODUCCIÓN
Hasta ahora el hombre sólo había logradosoñar, nada más, con remotas civilizaciones. A lo sumo —y después de no pocos esfuerzos—, algunos estudiosos se habían encontrado con esporádicas y tímidas pruebas de la existencia de otros hombres, de otras culturas e imperios que nunca se habían remontado en la Historia más allá de los 10.000 ó 15.000 años. Intencionadamente he querido pasar por alto los últimos hallazgos de la Paleontología. Hastahoy, el «hombre de Leakey» —última sorpresa para los que siempre han amarrado al ser humano a una edad máxima de un millón de años— constituye tan sólo un hecho aislado. Trascendental, eso sí, pero perdido. Único. Sin más compañía —al menos por el momento— que la vejez del barranco africano de

2

Olduvai, donde Leakey desenterró con emoción el cráneo de un «australopithecus» que caminó poraquellas tierras de Tanzania hace ya unos tres millones de años. «Es la más antigua reliquia» —dijeron los sabios— del primer "hacedor de útiles", del Homo habilis». Estos paleontólogos ignoraban entonces —y posiblemente también hoy— que en un lugar de Perú, en un desierto blanco y pedregoso del Departamento de Ica, un médico peruano había descubierto la más estremecedora, rotunda y completa pruebade la existencia de otra civilización —de otra Humanidad diría yo— que pobló el planeta, no hace miles de años, sino posiblemente millones. Esta vez no se trataba de simples o complicadas teorías sobre la existencia de hombres remotos. Esta vez no eran especulaciones. Ni tampoco fantasías de visionarios. Esta vez —y para asombro de cuantos hemos tenido la gran fortuna de ver y tocar aquel tesoro—se trataba de pruebas materiales. Miles de pruebas. Porque el doctor Javier Cabrera Darquea había logrado reunir y salvar en su casa de la plaza de Armas de la ciudad de Ica hasta un total de 11.000 piedras en las que aparece grabado el más revolucionario y antiquísimo «mensaje» de que tenemos noticia. Once mil piedras de todos los tamaños donde otra Humanidad distinta y distante recopiló laesencia de su experiencia y sabiduría. Once mil piedras grabadas con conocimientos de Medicina, Zoología, Astronomía, Astronáutica, Biología, Geografía, Religiones, Derecho, etc., que han hecho palidecer nuestra soberbia civilización. Éste, simplemente, es el objetivo que me he trazado a la hora de poner en orden mis entrevistas e investigaciones con el descubridor y máximo conocedor de esta«biblioteca» en piedra: tratar de cooperar, en la medida de mis posibilidades, a la máxima difusión de un hallazgo que, por el momento y sólo por el momento, está iniciando su andadura con el paso lento de todos los grandes y revolucionarios descubrimientos de esta Humanidad. Conocí al doctor Cabrera en agosto de 1974. Allí, en mi primer viaje a Perú como enviado especial de mi periódico, y mientras...
tracking img