Ver, juzgar y actuar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2038 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
VER – JUZGAR – ACTUAR
Método para una lectura creyente de los signos de los tiempos
por Juan Carlos Scannone S.I.
El Documento de Aparecida No 19 afirma que “en continuidad con las anteriores Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano”,”hace uso del método ver, juzgar y actuar”. En el mismo párrafo lo resume dos veces. La primera, le da un enfoque trinitario, diciendo: “este métodoimplica contemplar a Dios con los ojos de la fe…, a fin de que, en la vida cotidiana, veamos la realidad que nos circunda a la luz de su providencia, la juzguemos según Jesucristo, Camino, Verdad y Vida, y actuemos desde la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo y Sacramento universal de salvación, en la propagación del Reino de Dios…”. Más adelante, vuelve a repetir lo dicho, con otras palabras,afirmando: “Este método nos permite articular, de modo sistemático, la perspectiva creyente de ver la realidad; la asunción de criterios que provienen de la fe y de la razón para su discernimiento y valoración con sentido crítico; y, en consecuencia, la proyección del actuar como discípulos misioneros de Jesucristo”. Por consiguiente queda muy claro que la fe no sólo se da en el juzgar, del cual naceel actuar, sino que se trata, desde el comienzo, de un ver creyente. Ya el Documento de Puebla (DP) lo había explicitado al titular su primera parte “Visión pastoral de la realidad latinoamericana”. (DP 1): la visión pastoral presupone la contemplación creyente de esa realidad.
1) VER: Pero, a fin de superar el obstáculo del empirismo, la mirada creyente y pastoral debe emplear la mediación de lasciencias del hombre, la sociedad, la cultura y la historia, y eventualmente, de las de la vida o la tierra; sobre todo porque se trata de influir sobre las causas que configuran la situación. Por eso Juan Pablo II, en su encíclica Centesimus Annus No 59 habla de la “dimensión interdisciplinar” de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI), la Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fesobre las teologías de la liberación (LN) reconoce: “es evidente que el conocimiento científico de la situación y de los posibles caminos de transformación social, es el presupuesto para una acción capaz de conseguir los fines que se han fijado” (LN VII-3; notemos que se refiere tanto al ver como al actuar), y las “Orientaciones para el estudio y la enseñanza de la DSI” (Or.), de la Congregaciónpara la Educación Católica, después de haber afirmado que “ver, juzgar, actuar” es el método de la DSI, se refiere al “ver” con las palabras siguientes: “El ver es percepción y estudio de los problemas reales y de sus causas, cuyo análisis corresponde a las ciencias humanas y sociales” (Or. 7). Claro está que la Instrucción citada más arriba recomienda: “el análisis crítico de los métodos deanálisis tomados de otras disciplinas se impone de modo especial al teólogo” (LN VII-10) y, podemos añadir, se impone a todo el que los emplea como mediación para una visión de fe.
Esos aportes de las ciencias del hombre, la sociedad, la cultura y la historia al “ver” creyente, pueden moverse en tres niveles distintos y complementarios: 1) en el académico, mediante un diálogo científico críticointerdisciplinar; 2) en el pastoral -que recibe la contribución de las ciencias luego de haberla criticado, pero que no se mueve en el nivel científico-; y 3) en uno tercero, sapiencial, en el cual el pueblo fiel, por su sabiduría cristiana posee “un principio de discernimiento, un instinto evangélico” (DP 448) que, discierne por connaturalidad lo que está de acuerdo y lo que repugna a la sensibilidadteologal cristiana. Con todo, los tres niveles siempre suponen en la persona que discierne, un corazón recto, es decir, libre de “afectos desordenados” y de ideologías. Ya Aristóteles, siendo pagano, afirmaba que, en cuestiones prácticas, es decir, de ética y política, el conocimiento verdadero exige un apetito recto; y San Ignacio de Loyola nos enseña que, para encontrar la voluntad de Dios en...
tracking img