Villa capra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2384 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Inspiración
Cuando en 1565 el sa­cer­dote y conde Paolo Al­me­rico se re­tiró de la Curia Romana des­pués de haber sido vicario apostó­lico de los Papas Pío IV y Pío V, de­cide vol­ver a su ciu­dad natal Vicenza y construirse una re­si­den­cia de campo, no ha­bría po­dido ima­gi­nar que la casa que en­cargó al ar­qui­tecto Andrea Palladio se conver­tiría en uno de los pro­to­ti­posar­qui­tectó­ni­cos más es­tu­dia­dos e imi­ta­dos du­rante los si­guientes cinco si­glos. Aunque Villa Capra haya ser­vido de ins­pi­ra­ción a miles de edi­fi­cios, ella misma está sin duda ins­pi­rada en el Panteón de Roma. En el curso de su vida, Pal­la­dio proyectó más de veinte vil­las en la re­gión ve­ne­ciana. Esta re­si­den­cia, más tarde co­no­cida como »La Rotonda« pa­saría a ser uno de los más cé­lebresle­ga­dos al mundo de la ar­qui­tec­tura.
Proyecto

Corte y planta de la Villa Capra de 1570
El sitio es­co­gido fue la cima re­don­deada de una pe­queña co­lina ape­nas fuera de los muros de Vi­cenza. En aquella época, la fas­ci­na­ción por los va­lores ar­cai­cos co­men­zaba a in­ci­tar a mu­chos nobles pu­dientes a mez­clarse con la ale­gría de la vida simple.
Siendo cé­libe, el pre­ladoAl­me­rico no tenía ne­ce­si­dad de un gran palazzo, pero de­seaba una villa so­fis­ti­cada, que fue exac­ta­mente lo que Pal­la­dio ideó para él; una re­si­den­cia sub­ur­bana con ima­gen so­cial, pero tam­bién un re­fu­gio tran­quilo de me­di­ta­ción y es­tu­dio. Ais­lada sobre la cima de la co­lina, esta es­pe­cie de pe­cu­liar villa-templo, ori­gi­nal­mente ca­recía de anexos agrí­co­las. Suautor la in­cluyó si­gni­fi­ca­ti­va­mente den­tro del elenco de pa­lazzi, no de vil­las, en su tra­tado »Los cua­tro li­bros de la arquitectura« , pu­bli­cado en 1570.
La construc­ción, in­iciada en 1566, consiste de un edi­fi­cio cua­drado, com­ple­ta­mente simétrico e ins­cripto en un círculo per­fecto. (ver planta). Sin em­bargo, des­cri­bir la villa como »Rotonda« (re­donda) estéc­ni­ca­mente in­cor­recto, ya que la planta del edi­fi­cio no es cir­cu­lar, sino que puede ser de­fi­nida como la su­per­po­si­ción de un cua­drado y una cruz. Cada una de las cua­tro fachadas pre­senta un vo­lu­men avan­zado con una galería, (log­gia) a la que se ac­cede me­diante am­plias es­ca­li­na­tas ex­ter­nas.

Planta evidenciando las proporciones geométricas
Cada ga­lería está en­fa­ti­zada por supro­nao con un frontón de­co­rado con es­cul­tu­ras que re­pre­sen­tan di­vi­ni­dades griegas clá­si­cas. Cada logia está flan­queda por una ven­tana simple.Cada uno de los cua­tro in­gre­sos prin­ci­pales, luego de atra­ve­sar un corto pa­sillo o cor­re­dor, conduce a la sala cen­tral, cu­bierta por una cúpula. Esta ha­bi­ta­ción de planta cir­cu­lar, es el cen­tro neurál­gico de lacom­po­si­ción, a la que Pal­la­dio im­prime fuerza cen­trí­fuga y vin­cu­la­ción con el ex­te­rior me­diante los cua­tro pronaos jónicos y las cua­tro es­ca­li­na­tas. La villa re­sulta así en una ar­qui­tec­tura abierta, re­la­cio­nada con la ciu­dad y el campo cir­cun­dante.
El proyecto re­fleja los ideales humanísticos de la arquitectura del Renacimiento. Para lo­grar en cada ha­bi­ta­ción una ex­po­si­ciónsi­mi­lar al sol, la planta fue ro­tada 45 gra­dos res­pecto de los puntos cardinales. Todas las ha­bi­ta­ciones prin­ci­pales se ubi­can en el piano nobile.
Con el uso de la cú­pula, apli­cada por pri­mera vez a un edi­fi­cio re­si­den­cial, Pal­la­dio en­frenta el tema de la planta cen­tral, re­ser­vada hasta aquel mo­mento a la ar­qui­tec­tura re­li­giosa. Aunque han exis­tido otros ejem­plos deesta com­bi­na­ción,[2] la Ro­tonda per­ma­nece como ejem­plo ú­nico de la ar­qui­tec­tura de todos los tiem­pos, un mo­delo ideal re­co­no­cido.
Completamiento y modificaciones
Ni Pal­la­dio ni el pro­pie­ta­rio Paolo Al­me­rico lle­ga­ron a ver la ter­mi­na­ción el edi­fi­cio, aunque ya fuese ha­bi­table en 1569. Pal­la­dio mu­rió en 1580, y otro im­por­tante ar­qui­tecto...
tracking img